Día de la Biblia

TagJ

La iniciativa de celebrar el día de la Biblia surge por el deseo de apoyar la misión de las Sociedades Bíblicas Unidas,que sirven en el mundo desde hace más de 200 años.El trabajo de las Sociedades Bíblicas Unidas alcanza a nuestro país con la llegada del agente misionero Diego Thomson, que fue enviado en 1827 por la Sociedad Bíblica Británica y Extranjera, después de muchos esfuerzos, la obra Bíblica se establece oficialmente en México hasta 1878,con la misión de traducir, producir y distribuir la Biblia en el lenguaje que las personas puedan entender, al precio más accesible y en formatos adecuados para que puedan interactuar con ella en forma directa.

En 1918 los misioneros y pastores en México instituyeron el último domingo de agosto como el día de la Biblia,con el propósito de motivar a los cristianos a valorar Su disponibilidad, promover Su lectura y difusión, y colaborar con recursos para que llegue a más personas, es por eso que décadas después se extendió esta iniciativa para usar todo el mes de agostocomo el mes de la Biblia.

El día de la Bibliaes una celebración que se hace en varios países, los cuales no coinciden necesariamente en una misma fecha.

En Chile aún no hay un día institucionalizado, aunque la Sociedad Bíblica, al igual que en otros países, ha sido la responsable de impulsar la campaña de la celebración del mes de la Biblia, el cual es el mes de septiembre.

¿Por qué Septiembre es el mes de la Biblia?Porque el 26 de septiembre de 1569 se terminó de imprimir la primera Biblia traducida al español por Casiodoro de Reina llamada “Biblia del Oso”

Del “Mes de la Biblia” se desprende “el Día de la Biblia”el cual es conmemorado en varios países, aunque en distintas fechas, entre ellos: Argentina (cuarto domingo de septiembre), Venezuela, Nicaragua (último domingo de septiembre), República Dominicana (27 de septiembre), etc. En estos dos últimos países, dicho día se encuentra institucionalizado por ley.

Anc. Gob. Raúl Guido Garay

Escudo de la iglesia

SIGNIFICADO

LA PALOMA

De alas extendidas con un ramo de olivo en el pico ha sido el emblema de la Iglesia Unida de Escocia, de la Iglesia Presbiteriana de Inglaterra, de la Iglesia Presbiteriana de Hungría y de los husitas de la Iglesia de Bohemia. El ramo de olivo no aparece en nuestro sello. Representa la presencia continua del Espíritu Santo (Juan 1.32). 

LA BIBLIA

Abierta es quizá el distintivo más significativo, pues nuestra mayor gloria será obedecer la Palabra del Señor. 

LA ANTORCHA

Encendida rodeada de las siete estrellas, representa la luz de Jesucristo dada a las Iglesias, las cuales como las siete estrellas a su vez despiden luz. Estrechamente relacionada con la antorcha y las estrellas está la leyenda: La luz en las tinieblas resplandece. El símbolo de las estrellas ha sido tomado de la Iglesia Valdense y la antorcha ha sido contribución de nuestra Iglesia mexicana (Mateo 5.14, Apocalipsis 1.20). 

LA ZARZA ARDIENDO

Es una herencia escocesa, irlandesa, inglesa, de los hugonotes y españoles para simbolizar la indestructibilidad de la Iglesia, a semejanza de la zarza que no se consumía en el monte Horeb y que fue vista por Moisés (Éxodo 3.1,2, Salmo 46.5). 

EL CAYADO

Representa la obra pastoral de Cristo y de su iglesia. Otra peculiaridad y contribución de la Iglesia Presbiteriana en México, por la que reconoce la dirección y educación dada por Cristo (Salmo 23, Salmo 80.1, Juan 10.14). 

LAS RAMAS DE LAUREL Y OLIVA

Han sido tomadas de la idea general del sello de la iglesia Presbiteriana de Suiza, del sello de la asamblea de Westminster y de la Iglesia Presbiteriana del sur de los Estados Unidos, que tiene ramas de palma y encino, mientras que en nuestro sello las ramas son de laurel símbolo de la victoria y de olivo emblema de la perpetuidad. 

De este modo seguimos proclamado donde quiera que la iglesia presbiteriana en México recoge con respeto la herencia de la Reforma y mira hacia delante con la seguridad en las promesas de  Cristo. 

Este sello de usarse en las comunicaciones oficiales no solo del sínodo, sino también de los presbíteros y consistorios.