La Bandera de la iglesia

La primera bandera de la iglesia fue estrenada el primer domingo de octubre de 1897 y tuvo su origen de la manera siguiente: 

El domingo 26 de septiembre de ese año se había en invitado a predicar a un ministro de la escuela dominical de Coney Island, Nueva York, pero no habiendo llegado el orador. El director de la escuela, Sr. Carlos C. Overton tuvo que idear algunas cosas para salir del paso. A un lado del púlpito lucía sus colores de la bandera nacional y por algunos minutos expuso el señor Overton atinadas ideas que le sugería la bandera. Pero de súbito le vino una brillante inspiración ¿por qué no una bandera para las escuelas dominicales, una bandera para las iglesias cristianas? Inmediatamente le transmitió a su auditorio la imagen que se estaba formando de tal bandera: tendría un campo blanco, símbolo de la pureza, de la inocencia y de la paz; en el ángulo superior próximo al asta llevaría un cuadro azul turquí que es el color del cielo sin nubes y símbolo de la fe, de la confianza y de la sinceridad; y en medio del cuadro azul una cruz carmesí que recuerda la muerte de nuestro Salvador y simboliza la redención del género humano.

A todos les gustó la idea y el siguiente domingo ya ondeaba la bandera cristiana aún lado del púlpito que fue propiamente su cuna. Pronto se propagó por todo el mundo cristiano, Y ahora los viajeros cuenta de la agradable sorpresa qua  recibieron al verla ondear  lo mismo en Londres que en Shanghái, lo mismo en América  que en África.

En una aldehuela zulú de África del sur la gente no distingue un día de otro para ellos todos los días son iguales, pero el ministro iza los domingos la bandera cristiana y entonces se dan cuenta los nativos que es día de servicio religioso, que es día de culto y adoración a Dios .

Que está hermosa bandera nos recuerde que somos una parte de los ejércitos del rey Cristo Jesús, que somos una pequeñísima porción de esa familia que por toda la redondez de la tierra ama a Jesucristo como su único redentor y que sus colores símbolos nos recuerden la sangre vertida por nosotros en el Calvario, aviven nuestras esperanzas del cielo y nos estimulen a trabajar para implantar su reino de amor, de justicia y de paz sobre la tierra. Dr. David Macías. 

Y Moisés edificó un altar, y llamó su nombre Jehová-nissi”, Éxodo 17.15. 

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, gente santa, pueblo adquirido, para que anunciéis las virtudes de aquel que os ha llamado de las tinieblas á su luz admirable. Vosotros, que en el tiempo pasado no erais pueblo, mas ahora sois pueblo de Dios; que en el tiempo pasado no habíais alcanzado misericordia”, 1 Pedro 2.9,10.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s