Archivos del mes: 30 marzo 2019

Voy a seguir tu senda

TAGJ

Voy a seguir tu senda, mi Dios

Jamás sin detenerme.

No volveré atrás, caminaré de frente

Ya sólo andaré tras tus huellas

Porque de inspiración eres mi sola fuente. 

Qué onerosa, Señor, fue mi aventura,

Vil, infeliz, triste desvarío.

Sin ti todo fue sólo amargura,

El vinagre dulce y ajenjo el agua pura

Mi luz negra, mi verano hastío.

Hoy me arrepiento, Jesús, ¡sé mío!

Te seguiré, Pastor, definitivamente;

El invierno contigo será una primavera

Porque de ahora en adelante

Caminaré en tus huellas.

Voy a seguir tu senda, mi Dios

Jamás sin detenerme.

No volveré atrás, caminaré de frente

Ya sólo andaré tras tus huellas

Porque de inspiración eres mi sola fuente. 

Juan M. Isais. 

Vivir muriendo

TAGJ

Vivir, ¿para qué?

Si al nacer morimos.

Vivir, ¿para qué?

Si viviendo estamos muertos. 

Vivir, ¿para quién?

Si los demás son muertos

Y viven siempre…

Pero siempre muriendo. 

Vivir, ¿con quién?

Si ya no viven los muertos

Y los que nacen hoy…

Nacen entre los muertos. 

La vida es eso: muerte, muertos.

Vivir así… no tiene ya sentido

Porque la vida es muerte.

Pero vivir la vida del Espíritu

Vivir muriendo

Para que Dios viva en el alma

En el ser, en el espíritu

¡Eso sí es vida!

No de balde lo dijo Jesucristo:

“El que buscare su vida la perderá,

Y el que perdiere su vida la hallará”

Juan M. Isais.

Cuando me llamen

TAGJ

Cuando me llamen, diles que no estoy

Que salí de viaje, que cambié de hogar

Que canto en el coro de mi Eterno Pastor.

Cuando me llamen, diles que no estoy

Que ya no haré más la evangelización

Que estoy dedicado a la adoración.

Cuando me llamen, diles que no estoy

Que cambié de oficio por uno mejor

Que no olviden nunca que todo es basura

Que la nueva criatura sólo Cristo la da

Que no hay imposible jamás para Dios

Que no hay circunstancia que no esté a sus pies. 

Cuando me llamen, diles que no estoy

Que partí con presteza, que mi dirección es otra,

Dala por favor:

Jerusalén la nueva, esquina calles de oro,

Puerta de perla y mar de Cristal.

Cuando me llamen, diles que no estoy

Que acá los espero, donde lágrima no hay

Ni dolor, ni muerte, ni evangelización;

Diles que es allá donde hay que seguir

Con la gran comisión. 

Juan M. Isais.

Mantener la hermosura

Fe cotidiana

Salmo 8

La obra completa del Señor

A %d blogueros les gusta esto: