Amor práctico

“AMOR PRÁCTICO”

Juan 21.15-17.

15. Y cuando hubieron comido, Jesús dijo á Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que estos? Dícele; Sí Señor: tú sabes que te amo. Dícele: Apacienta mis corderos.

16. Vuélvele á decir la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Respóndele: Sí, Señor: tú sabes que te amo. Dícele: Apacienta mis ovejas.

17. Dícele la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Entristecióse Pedro de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y dícele: Señor, tú sabes todas las cosas; tú sabes que te amo. Dícele Jesús: Apacienta mis ovejas.

Después de comer pescado y pan, el Señor Jesús habló con Pedro. Primero la comida, “las penas con pan son buenas”, luego un dialogo incomodo para Pedro, pero necesario. El Señor no se dirigió a él como Pedro, sino con el nombre: Simón; era evidente que había que arreglar algo. 

Jesús dijo á Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que estos?

Significa que el Señor amaba a Pedro y se lo había demostrado al morir por sus pecados. Al preguntar ¿me amas?, declaramos que amamos y que deseamos saber si somos correspondidos. 

Jesús puso para Pedro la barra en lo alto, ¿más que estos? Porque a él, el Señor le mostró su amor de una manera especial, le permitió vivir momentos únicos, como caminar sobre las aguas, ser testigo de la transfiguración, estar cerca en el Gethsemaní en los momentos difíciles para Jesús. 

De acuerdo con el idioma griego, Pedro respondió: “tú sabes que te quiero”. Entonces, en otras Palabras, Jesús le dijo: “demuéstralo, cuida de mis corderos”.

Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?

Significa: Pedro, ¿qué pasa con esta respuesta? No te pregunté si me quieres, te pregunté si me amas más que estos. Pedro, ¿me amas? Jesús usó la palabra “agapao” que se usa para hablar del amor del Padre. 

Esta vez, el Señor puso la barra a media altura, ¿me amas? Jesús amaba a Pedro, por eso después de resucitar, por medio de un ángel, le indicó que a él en especial deseaba verlo en Galilea, no obstante que Pedro lo había negado tres veces y además abandonado, Marcos 16.7.

Otra vez, Pedro uso el término “fileo” y respondió: “tú sabes que te amo”. Jesús le dijo: “demuéstralo, cuida de mis ovejas”. 

Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?

Lo que sigue es muy conmovedor. La tercera vez, el Señor le dijo a Pedro: ¿Me quieres?, Jesús usó la palabra “fileo”. Bueno Simón, hijo de Jonás, ¿me quieres?

El Señor puso la barra hasta abajo. Pedro no reaccionó y volvió a responder: “tú sabes que te quiero”.

¿Podemos sentir el dolor de declarar a alguien que le amamos, que por eso hemos hecho cosas importantes y especiales y que nos responda: yo te quiero?

Jesús dijo a Pedro: “cuida de mis ovejas”, es decir, Pedro: el afecto verdadero se manifiesta con hechos. 

Parece que el asunto queda sin ser resuelto, pero los versículos que siguen nos dicen que el Señor explicó a Pedro que tendría la oportunidad de amar a Cristo y de demostrarlo por medio de una muerte difícil que daría testimonio de la realidad de su fe y del evangelio del Señor Jesús. El apóstol Pedro fue un mártir de la iglesia por su fe fiel a Jesucristo. 

Amado(a) hermano(a):

Jesús te ama y lo ha demostrado al salvar tu vida por medio de sus sufrimientos, muerte en la cruz y resurrección. Además, Él te da bendiciones especiales todos los días. 

 El Señor te pregunta: ¿me amas más que estos? No te pregunta: ¿Me amas?; mucho menos: ¿me quieres?; sino: ¿me amas más que estos? Jesús desea tu amor grande. 

Deseo que tu respuesta sea: “Sí Señor, te amo más que los demás” y que lo demuestres. Así como la fe sin obras está muerta, el amor sin hechos no es auténtico. 

Manifiesta tu amor a Cristo por medio de:

La oración, platica con Él todo el tiempo. 

La lectura y meditación de su Palabra, escucha al Señor. 

La adoración a Jesús, de forma personal y en compañía de otros creyentes. 

El servicio a su iglesia. 

El testimonio, preséntale a tus familiares, amigos y conocidos. 

El Amor, amate a ti mismo y a tus semejantes.

La felicidad, sé feliz, recuerda que tienes lo más grande que existe en el universo, “El amor eterno e incondicional de Cristo”. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s