La Palabra de Salvación

MARTES

“LA PALABRA DE SALVACIÓN”

257868-160324203G118 

“ENTONCES JESÚS LE DIJO: DE CIERTO TE DIGO, QUE HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO”, Lucas 23.43.

La Palabra de Dios nos enseña que cuando los profetas predicaban el mensaje del Señor decían: “Así ha dicho Jehová”, Jeremías 51.1. El Señor Jesucristo en su oficio de Profeta predicó diciendo: “De cierto te digo”, porque Él es el Ángel de Jehová, es decir, Dios mismo, por lo que tiene toda la potestad para anunciar la Palabra que hoy meditaremos.

AL PECADOR.

En el calvario. El Señor fue crucificado en el monte Calvario o de la Calavera, llamado así por su forma de cráneo, de esta manera su crucifixión fue un acto público. Jesús fue crucificado en medio de dos malhechores, dos ladrones que fueron colocados, uno a su derecha y otro a su izquierda. El propósito era comunicar que Jesús era el cabecilla o el peor de los criminales. Jesucristo jamás pecó, ni hizo maldad; sin embargo, Él cargó con todas nuestras iniquidades y estuvo en la cruz para pagarlas en nuestro lugar, 2 Corintios 5.21. Este acto fue providencial y cumplió con la profecía bíblica, Isaías 53.9.

Por la gracia divina. Al principio los dos ladrones escarnecieron al Señor como el resto de la gente que le decía: “si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz”, Mateo 27.42-44. Pero posteriormente uno de ellos fue tocado por la gracia salvadora y le dijo: “Acuérdate de mí cuando vinieres a tu reino”. En la cabecera de la cruz del Señor Jesucristo se puso un título con el propósito de exponer el “delito” por el que era crucificado, decía: “Jesús Nazareno Rey de los judíos”; esto es lo que muchos sin saber ponen en las cruces de los cementerios INRI. En verdad aquel título no anunció un delito, ni una mentira; fue la declaración de la identidad del Señor Jesús, él es el Rey de reyes y Señor de Señores.

Quien vio a Cristo como su esperanza. Seguramente que el ladrón había escuchado acerca de Jesús, y el título sobre la cruz de Cristo, escrito en hebreo, griego y latín, fue un mensaje poderoso en su corazón para ver a Jesucristo como su esperanza de salvación de sus pecados y condenación. La situación más terrible del hombre es su estado de muerte o separación de Dios a causa de sus pecados; pero el Señor en su amor, ofreció en sacrificio a su Hijo para pagar y lavar nuestros pecados, Juan 3.16.

 CON EL LLAMAMIENTO A LA VIDA ETERNA EN LOS CIELOS.

 Arrepentimiento. Las palabras del ladrón son evidencia de que reconoció que era pecador y merecía morir por sus maldades; así mismo manifiestan su arrepentimiento, es decir, su aborrecimiento de sus actos y deseo de dejarlos para hacer la voluntad de Dios. Esto significa que el ladrón fue llamado por Dios a la salvación y capacitado por el Espíritu Divino para atender  su voz.

Fe. Aquel hombre recibió de Dios el don de la fe en su corazón, de manera que creyó en el Señor Jesús como su Salvador personal, creyó que Jesús tiene facultad de perdonar pecados y dar lugar en su reino, pues estaba en la cruz por delitos que Él no cometió, es decir, que estaba pagando por nosotros. La fe salvadora consiste en creer en Cristo como nuestro único y Salvador de nuestros pecados y la muerte eterna.

El reino del Señor. El ladrón arrepentido o el nuevo creyente también reconoció a Jesucristo como su Rey y el Rey de Israel que vendrá otra vez establecer su reino con poder sin que la muerte le pueda detener; pues Él la venció en su resurrección. La fe verdadera es acompañada del sometimiento gozoso a Cristo como nuestro Rey para obedecerle y hacer su voluntad la cual es agradable y perfecta, Romanos 12.2. La obediencia a Jesucristo es la evidencia de una fe auténtica.

CONFIABLE.

Pues es la Palabra del Señor. Cristo otorgó salvación al ladrón arrepentido. El Señor le dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”, es decir, esa tarde de viernes, al morir, este nuevo creyente sería trasladado a la gloriosa presencia de Dios. Y así fue, cuando quebraron las rodillas al ladrón arrepentido para que muriera y él expiró, Jesús ya lo esperaba en las mansiones celestiales, Juan 19.31-33. La salvación en Cristo es confiable porque se basa en su Palabra que tiene el distintivo de ser verdadera.

Inmediata. El ladrón arrepentido no requirió de un curso o de cumplir con ritos religiosos para ser salvo. La salvación que Cristo da al hombre que se arrepiente de sus pecados y cree en Él, es inmediata, pues en ese mismo instante es perdonado y adoptado como hijo de Dios. Su nombre es escrito su nombre en el libro de la vida, en el registro imborrable de los herederos del reino celestial.

Segura. La salvación en Cristo también es segura, es para siempre, porque nadie nos puede arrebatar o robar lo que Cristo nos ha otorgado. Los creyentes en Cristo debemos vivir tranquilos, con paz en el corazón; podemos perder muchas cosas, pero nunca la salvación que Jesucristo nos ha dado. Somos salvos para siempre. Esto no es una licencia para pecar, el redimido, no dice: “si la salvación no se pierde, puedo vivir como quiera”. Quien es salvo, vive como salvo, en obediencia y adoración a Jesucristo.

Estimados:

Sólo Jesucristo puede salvarnos de nuestros pecados y darnos vida eterna en los cielos, ya que Él es quien pagó en nuestro lugar todos nuestras maldades con sus sufrimientos y muerte en el calvario. No hay otro camino al Padre, Juan 14.6, Hechos 4.12.

Por lo tanto, si usted aun no es salvo, Dios le llama a arrepentirse de sus pecados y creer en Jesucristo como su Salvador. De esta manera gozará de la bendición de ser hecho hijo de Dios, de tener su presencia en su vida y una herencia segura en el reino del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: