Para un matrimonio de bendición

INSTRUCCIONES DIVINAS PARA UN MATRIMONIO DE GRAN BENDICIÓN

tumblr_n1gwuxzFZy1roctkjo1_500

Efesios 5.33.

“Cada uno empero de vosotros de por sí, ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer reverencie a su marido”.

Se dice que la pieza musical que más emociones y sentimientos genera es la marcha nupcial. Algunos sienten alegría, otros tristeza, envidia, o incluso miedo.

Muchas personas ven al matrimonio con temor, pero esto no debe ser así ya que es un regalo de Dios. El matrimonio es una bendición y puede ser de gran dicha si se siguen las instrucciones del Señor para esta institución. Veamos algunas de las enseñanzas divinas para tener un matrimonio de gran felicidad.

 QUE EL VARON AME A SU ESPOSA COMO CRISTO A SU IGLESIA.

 Con compromiso. El Señor Jesucristo pactó o prometió amarnos por la eternidad y jamás quebrantará su Palabra. El esposo debe amar a su mujer toda la vida porque esta fue su promesa, así lo pactó ante Dios. Corresponde al varón cumplir este compromiso con determinación y fidelidad. No caben los pretextos o justificaciones, simplemente el hombre debe ser amar como lo prometió a su esposa.

 Con acciones. El Señor Jesús por amor sufrió y murió en la cruz para pagar nuestros pecados y darnos vida eterna en los cielos. El varón debe amar a su esposa con palabras y acciones. Siempre debe decirle que la ama, abrazarla, besarla, ser cortés con ella en todo lugar. El esposo debe manifestar su amor en estas acciones: proveer todo lo que su esposa necesite; cuidar de ella; y ayudar en las tareas de la casa, pues el hogar es de ambos, cuando una esposa ve a su marido tomar sus herramientas y hacer mejoras en casa, se siente amada, ella sabe que es importante para su esposo.

 De manera incondicional. Cristo nos salvó sin poner condiciones, pues no podíamos reunir una sola. Ningún esposo o esposa es perfecto, todos tenemos defectos y cometemos errores. El varón debe amar a su mujer sin condiciones. Para Efesios 5.33 no aplican restricciones. Si la esposa no fue respetuosa, o si no tuvo lista la comida, si olvidó algo que le encargó su marido, no significa que el esposo tenga la posibilidad de omitir comunicarle amor. Él debe amarla sin condiciones.

 Para que ella esté radiante y feliz. Cristo nos demuestra su amor en sus obras y en su Palabra para presentarnos a Él una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga. Si el esposo cumple con este mandamiento del Señor, hará que su mujer sea feliz, que esté radiante y hermosa para él. Por otra parte, una esposa que recibe el amor de su marido, siempre va a corresponder con respeto que es la primera necesidad del hombre en su matrimonio.  Así la vida conyugal será de gran bendición, de momentos maravillosos.

 QUE LA ESPOSA RESPETE A SU MARIDO.

 Reconociéndole como su cabeza. Dios estableció que el varón sea la cabeza de su familia y le dio cualidades para cumplir con esta responsabilidad. No significa que la esposa sea inferior, hombres y varones tenemos la misma importancia ante Dios, sin embargo, Él nos hizo diferentes en funciones para complementarnos. La esposa da respeto a su marido cuando le reconoce como su cabeza y con amor le dice: “dirígenos con la sabiduría que el Señor te ha dado”, “seguiré y apoyaré el liderazgo que Dios te ha otorgado”.

 Con admiración. Una de las razones que hace que el varón se enamore de una señorita, es que percibe su admiración. La esposa debe mostrar respeto al admirar a su marido toda la vida. El esposo se enfrenta en su trabajo a muchas descalificaciones, críticas y problemas, pero si su mujer le admira podrá superar estas dificultades. La esposa debe admirar a su marido en su persona, decirle que se ve muy bien; en las cosas que hace en casa, por ejemplo, cuando cocina; en su trabajo, al expresarle que es muy bueno en su profesión. No debe juzgarlo ni criticarlo, debe buscar la forma de comunicarle con respeto las cosas que necesita, de manera que él no se sienta criticado y tenga una buena respuesta.

 En obediencia. Esta es una de las cosas que la mujer dice en su voto matrimonial es que obedecerá a su esposo. Respeto también es obedecer. La obediencia es importante para que el esposo cumpla su responsabilidad de ser cabeza. El varón es responsable del cuidado de su esposa y familia, por ello, la esposa debe atender las indicaciones de su marido, desde luego que siempre que sean en conformidad con la Palabra de Dios.

 Para que él esté motivado y sea un triunfador. Un esposo respetado por su mujer es un varón motivado para hacer grandes cosas. Un hombre respetado por su esposa siempre va a corresponder con amor, por eso en este mandamiento del Señor tampoco aplican restricciones. La esposa debe respetar a su marido sin condiciones, no debe decir que no se lo merece o que no tiene sentido. El respeto es útil, siempre produce amor.

 PARA LA GLORIA DE DIOS.

 Por medio de la obediencia a su Palabra. Cuando el varón ama a su mujer y la esposa respeta a su marido, están glorificando a Dios porque están obedeciendo su Palabra. El amor y el respeto en el matrimonio tiene que ver en primer lugar con Cristo, al practicar estos principios matrimoniales se está manifestando amor y respeto a Jesucristo. Por lo tanto, no se debe desobedecer Efesios 5.33, pues estaremos faltando al amor y respeto a Dios.

Como modelo a imitar. Si los esposos se aman y respetan estarán en un círculo de bendición, ya que el amor genera respeto y el respeto amor, de esta manera el matrimonio se convierte en un modelo para los jóvenes y otros matrimonios de la iglesia. También los esposos que practican estos principios son luz para que el mundo conozca la bendición que es vivir un matrimonio y familia en obediencia a la Palabra de Dios. Como sabemos, la gente está llamando matrimonio a lo que no es matrimonio, es decir, relaciones entre personas del mismo sexo. Necesitamos seguir mostrando que sólo un pacto de amor y respeto entre un hombre y una mujer es un matrimonio de bendición.

 Al testificar el pacto de Cristo para con su iglesia. El matrimonio entre un hombre y una mujer no es para la eternidad. ¿Por qué entonces el Señor lo estableció? Porque uno de los propósitos del matrimonio es ilustrar o testificar el pacto de amor y salvación de Cristo para con su iglesia. Para empezar, el esposo y la esposa son una carne, así como Cristo es la Cabeza y la iglesia somos el cuerpo de Cristo. En el cielo habrá matrimonio, pero será la unión de Jesucristo con todos los redimidos. Mientras tanto, los matrimonios deben glorificar a Dios, al dar testimonio del amor divino en Cristo.

 Hermanos:

 Queremos citar dos versículos para concluir esta reflexión, con el deseo que tengamos ejemplo de amor y respeto en el matrimonio.

El amor del esposo:

¡Qué hermosa eres, y cuan suave, oh amor deleitoso!, Cantares 7.6.

El respeto, la admiración de la esposa:

Huye, amado mío; y sé semejante al gamo, o al cervatillo, sobre las montañas de los aromas. Cantares 8.14.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: