Archivos del mes: 27 febrero 2018

Para un matrimonio de bendición

INSTRUCCIONES DIVINAS PARA UN MATRIMONIO DE GRAN BENDICIÓN

tumblr_n1gwuxzFZy1roctkjo1_500

Efesios 5.33.

“Cada uno empero de vosotros de por sí, ame también a su mujer como a sí mismo; y la mujer reverencie a su marido”.

Se dice que la pieza musical que más emociones y sentimientos genera es la marcha nupcial. Algunos sienten alegría, otros tristeza, envidia, o incluso miedo.

Muchas personas ven al matrimonio con temor, pero esto no debe ser así ya que es un regalo de Dios. El matrimonio es una bendición y puede ser de gran dicha si se siguen las instrucciones del Señor para esta institución. Veamos algunas de las enseñanzas divinas para tener un matrimonio de gran felicidad.

 QUE EL VARON AME A SU ESPOSA COMO CRISTO A SU IGLESIA.

 Con compromiso. El Señor Jesucristo pactó o prometió amarnos por la eternidad y jamás quebrantará su Palabra. El esposo debe amar a su mujer toda la vida porque esta fue su promesa, así lo pactó ante Dios. Corresponde al varón cumplir este compromiso con determinación y fidelidad. No caben los pretextos o justificaciones, simplemente el hombre debe ser amar como lo prometió a su esposa.

 Con acciones. El Señor Jesús por amor sufrió y murió en la cruz para pagar nuestros pecados y darnos vida eterna en los cielos. El varón debe amar a su esposa con palabras y acciones. Siempre debe decirle que la ama, abrazarla, besarla, ser cortés con ella en todo lugar. El esposo debe manifestar su amor en estas acciones: proveer todo lo que su esposa necesite; cuidar de ella; y ayudar en las tareas de la casa, pues el hogar es de ambos, cuando una esposa ve a su marido tomar sus herramientas y hacer mejoras en casa, se siente amada, ella sabe que es importante para su esposo.

 De manera incondicional. Cristo nos salvó sin poner condiciones, pues no podíamos reunir una sola. Ningún esposo o esposa es perfecto, todos tenemos defectos y cometemos errores. El varón debe amar a su mujer sin condiciones. Para Efesios 5.33 no aplican restricciones. Si la esposa no fue respetuosa, o si no tuvo lista la comida, si olvidó algo que le encargó su marido, no significa que el esposo tenga la posibilidad de omitir comunicarle amor. Él debe amarla sin condiciones.

 Para que ella esté radiante y feliz. Cristo nos demuestra su amor en sus obras y en su Palabra para presentarnos a Él una iglesia gloriosa, sin mancha ni arruga. Si el esposo cumple con este mandamiento del Señor, hará que su mujer sea feliz, que esté radiante y hermosa para él. Por otra parte, una esposa que recibe el amor de su marido, siempre va a corresponder con respeto que es la primera necesidad del hombre en su matrimonio.  Así la vida conyugal será de gran bendición, de momentos maravillosos.

 QUE LA ESPOSA RESPETE A SU MARIDO.

 Reconociéndole como su cabeza. Dios estableció que el varón sea la cabeza de su familia y le dio cualidades para cumplir con esta responsabilidad. No significa que la esposa sea inferior, hombres y varones tenemos la misma importancia ante Dios, sin embargo, Él nos hizo diferentes en funciones para complementarnos. La esposa da respeto a su marido cuando le reconoce como su cabeza y con amor le dice: “dirígenos con la sabiduría que el Señor te ha dado”, “seguiré y apoyaré el liderazgo que Dios te ha otorgado”.

 Con admiración. Una de las razones que hace que el varón se enamore de una señorita, es que percibe su admiración. La esposa debe mostrar respeto al admirar a su marido toda la vida. El esposo se enfrenta en su trabajo a muchas descalificaciones, críticas y problemas, pero si su mujer le admira podrá superar estas dificultades. La esposa debe admirar a su marido en su persona, decirle que se ve muy bien; en las cosas que hace en casa, por ejemplo, cuando cocina; en su trabajo, al expresarle que es muy bueno en su profesión. No debe juzgarlo ni criticarlo, debe buscar la forma de comunicarle con respeto las cosas que necesita, de manera que él no se sienta criticado y tenga una buena respuesta.

 En obediencia. Esta es una de las cosas que la mujer dice en su voto matrimonial es que obedecerá a su esposo. Respeto también es obedecer. La obediencia es importante para que el esposo cumpla su responsabilidad de ser cabeza. El varón es responsable del cuidado de su esposa y familia, por ello, la esposa debe atender las indicaciones de su marido, desde luego que siempre que sean en conformidad con la Palabra de Dios.

 Para que él esté motivado y sea un triunfador. Un esposo respetado por su mujer es un varón motivado para hacer grandes cosas. Un hombre respetado por su esposa siempre va a corresponder con amor, por eso en este mandamiento del Señor tampoco aplican restricciones. La esposa debe respetar a su marido sin condiciones, no debe decir que no se lo merece o que no tiene sentido. El respeto es útil, siempre produce amor.

 PARA LA GLORIA DE DIOS.

 Por medio de la obediencia a su Palabra. Cuando el varón ama a su mujer y la esposa respeta a su marido, están glorificando a Dios porque están obedeciendo su Palabra. El amor y el respeto en el matrimonio tiene que ver en primer lugar con Cristo, al practicar estos principios matrimoniales se está manifestando amor y respeto a Jesucristo. Por lo tanto, no se debe desobedecer Efesios 5.33, pues estaremos faltando al amor y respeto a Dios.

Como modelo a imitar. Si los esposos se aman y respetan estarán en un círculo de bendición, ya que el amor genera respeto y el respeto amor, de esta manera el matrimonio se convierte en un modelo para los jóvenes y otros matrimonios de la iglesia. También los esposos que practican estos principios son luz para que el mundo conozca la bendición que es vivir un matrimonio y familia en obediencia a la Palabra de Dios. Como sabemos, la gente está llamando matrimonio a lo que no es matrimonio, es decir, relaciones entre personas del mismo sexo. Necesitamos seguir mostrando que sólo un pacto de amor y respeto entre un hombre y una mujer es un matrimonio de bendición.

 Al testificar el pacto de Cristo para con su iglesia. El matrimonio entre un hombre y una mujer no es para la eternidad. ¿Por qué entonces el Señor lo estableció? Porque uno de los propósitos del matrimonio es ilustrar o testificar el pacto de amor y salvación de Cristo para con su iglesia. Para empezar, el esposo y la esposa son una carne, así como Cristo es la Cabeza y la iglesia somos el cuerpo de Cristo. En el cielo habrá matrimonio, pero será la unión de Jesucristo con todos los redimidos. Mientras tanto, los matrimonios deben glorificar a Dios, al dar testimonio del amor divino en Cristo.

 Hermanos:

 Queremos citar dos versículos para concluir esta reflexión, con el deseo que tengamos ejemplo de amor y respeto en el matrimonio.

El amor del esposo:

¡Qué hermosa eres, y cuan suave, oh amor deleitoso!, Cantares 7.6.

El respeto, la admiración de la esposa:

Huye, amado mío; y sé semejante al gamo, o al cervatillo, sobre las montañas de los aromas. Cantares 8.14.

18 aniversario

La Biblia base como base inmutable en el matrimonio y en la familia

Mensaje por el 18 aniversario de la sociedad de matrimonios “Isaac y Rebeca”

2017-12-16-PHOTO-00000238

Esforzadores de la Biblia

1logo EC color MB

2 Timoteo 2.1.

El esfuerzo cristiano mundial celebra 137 años de vida, y esto es motivo de una gratitud especial a nuestro Dios quien ha sostenido su obra esforzadora.

En este aniversario es oportuno reflexionar en la vida que debemos llevar como esforzadores cristianos, de manera que esta organización siga dando frutos para la gloria de Dios. Para responder a este asunto analizaremos el ejemplo de dos siervos del Señor que fueron esforzadores cristianos.

DANIEL, PROFETA FIEL, Daniel 1.8,9; 6.10.

Consagrado al Señor. Daniel fue llevado cautivo a Babilonia en el año 606 a. C., cuando tenía unos 17 años. Lejos de su patria, él pudo adoptar las costumbres caldeas, pero en lugar de eso se consagró de manera total al Señor, al grado de no comer de los manjares reales porque estaban manchados de idolatría. Este es un ejemplo para que nosotros vivamos para el Señor, que estemos apartados para Él de manera íntegra. El tiempo, los recursos, talentos, fuerzas, amor, deben estar dedicados a Dios. Esto es bueno, pues quien conserva las cosas para sí, las pierde; pero quien las da al Señor, las gana. Recordemos que por esta consagración Daniel y sus amigos fueron hallado 10 veces mejores que los demás.

Durante toda su vida. En 1615 Peter Paul Rubens pintó a Daniel en el foso de los leones, pero hay un error en la pintura, ya que Daniel aparece joven. La Palabra de Dios nos enseña que habían pasado 70 años, ya no gobernaban los caldeos, sino los medo persas, Darío regía en Babilonia. Daniel tenía casi 90 años. Tenemos un testimonio de fidelidad desde la juventud hasta la vejez. Muchas personas han militado en el esfuerzo cristiano pero lo han abandonado, no han sido fieles. Aprendamos a ser fieles durante toda la vida que el Señor nos da, ya que sólo si somos fieles hasta la muerte recibiremos la corona de vida.

En la comunión con Dios. Dos factores fueron importantes para que Daniel permaneciera fiel. El primero, la gracia de Dios, Daniel es la obra de Dios, y por lo tanto Él le sostuvo hasta el final, la gloria es para el Señor. El segundo, la comunión con Dios, podemos apreciar que Daniel era un hombre que leía las Escrituras y oraba todos los días; lo hizo incluso cuando esto significó ser echado al foso de los leones. La comunión con Dios es indispensable en la vida del esforzador cristiano; no debemos tener una vida espiritual raquítica que nos lleve al temor, la desesperación, la ira, o el abandono de nuestros ministerios. Una buena vida de comunión con Dios, siempre nos protegerá en los momentos difíciles, Salmo 27.4-6.

PABLO, APÓSTOL SERVIDOR, 1 Corintios 15.10.

Por la gracia de Dios. Pablo reconoció que no era digno de ser apóstol porque fue perseguidor de la iglesia. Admitió que fue Dios por medio de su gracia quien le salvó y le dio el privilegio de ser su mensajero. Es por la gracia de Dios que todos ocupamos un lugar en la iglesia y en el esfuerzo cristiano. Debemos recordar esto para no caer en la soberbia de pensar que el Señor nos necesita o que sin nosotros la iglesia o la sociedad no va a funcionar; somos nosotros quienes necesitamos del Señor y su pueblo. La iglesia es la obra de Dios y por eso permanecerá hasta la eternidad.

 Sobresaliente. Pablo trabajó más que todos los apóstoles. Fue el primero en entender que en evangelio también era para los gentiles y que no necesitaban guardar la ley ceremonial. Fue el mayor escritor del Nuevo Testamento. Llevó el evangelio a más lugares. Pasó mas tribulaciones. Sin la obra del Señor por medio de Pablo el cristianismo hubiera quedado reducido a una secta judía. También debemos esforzarnos por tener un ministerio sobresaliente. No se trata de competir entre nosotros, tampoco de presunción, sino de motivarnos a hacer más para la gloria de Dios.

 De gran influencia positiva. Gracias al apóstol Pablo podemos ver que la ley y las profecías se cumplieron en Jesús, y que por lo tanto Él es el verdadero Cristo, nuestro Salvador; él como perito arquitecto puso el fundamento, 1 Corintios 3.10. El ministerio de Pablo ha influido de manera positiva a través de los siglos hasta nuestra vida, con toda razón él nos dice que seamos sus imitadores en Cristo, 1 Corintios 11.1. De igual manera nuestro reto es influir en la vida de los que nos rodean, de tal modo que sean motivados a creer, seguir, adorar y servir a Jesucristo. También tenemos la gracia de Dios que nos da poder para ser una buena influencia en estos tiempos.

 Hermanos:

El apóstol Pablo de dijo al joven Timoteo:

Pues tú… significa responsabilidad personal, no te detengas a mirar lo que hacen o no los demás. Se proactivo, ten iniciativa como esforzador cristiano.

Hijo mío… nos recuerda la gracia que hemos recibido los gentiles. En el tiempo en que Pablo no conocía a Cristo, le habría dicho a Timoteo: perro. Pero ahora le dice hijo, porque en Cristo somos una familia judíos y gentiles. Debemos estar agradecidos y rendidos al Señor de corazón.

Esfuérzate en la gracia… debemos esforzarnos en todo aquello que fortalezca y transmita la gracia salvadora. En la oración, lectura de la Palabra de Dios, las alabanzas, la predicación, las buenas obras.

Que es en Cristo Jesús. Los esforzadores cristianos deben quitar de su mente y corazón la frase: “no puedo”. Cristo es Dios en nuestras vidas, por lo tanto todo lo podemos en Él. Y si nos ayudamos unos a otros tendremos mayor bendición.

A %d blogueros les gusta esto: