Esforzados en la gracia divina

 

“PUES tú, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús” 2 Timoteo 2.1.

Hace algunos días celebramos el día de las madres. Festejamos a mamá con una comida, una oración, o un regalo. ¿Fue un día de gracia para ellas? No, porque se merecen mucho más de lo que podemos darles. La Palabra de Dios dice que nosotros hemos recibido gracia en Cristo. Veamos lo que esto implica, y lo que Dios pide de nosotros.

UN DON SUBLIME, Efesios 2.8.

Recibido sin merecerlo. El apóstol Pablo le dijo al joven Timoteo que se esforzara en la gracia que es en Cristo, ¿pero que es gracia? Es un don o regalo otorgado a una persona que no lo merece. Se aplica al regalo de la salvación divina, por medio de la cual hemos sido librados de nuestros pecados y la muerte eterna, gracias a la obra redentora de nuestro Señor Jesucristo. Es gracia porque no merecíamos ser salvos, sino quedar en condenación por nuestros pecados que son detestables. Es un don sublime, admirable; pues Dios salva al que merecía el tormento eterno por sus pecados. Por medio de su gracia el Todopoderoso, declara inocente al culpable, a través de la obra justificadora de Jesucristo.

Irreversible y seguro. La gracia o salvación en Cristo, es dada conforme a la soberana voluntad de Dios, y de forma incondicional; se basa en el Señor, no en nosotros por eso no se puede perder. Tomemos en cuenta que Dios es inmutable, no cambia, por lo tanto, sus decisiones son firmes y seguras. Quien recibe la gracia salvadora del Señor, la recibe para siempre; Dios no le retirará su salvación, porque él no miente, ni se equivoca. Por ello quien tiene la gracia de Dios, tiene también la paz del Señor, pues está seguro en Él.

Para los pueblos sin distinción. Es por la gracia divina que Pablo le dice a Timoteo: “hijo mío”; pues el joven ministro era de padre griego. Antes de ser alcanzado por Cristo, Pablo le hubiera dicho a Timoteo, perro. Pero la misericordia de Dios es tan grande que da su gracia a los pueblos sin distinción; a judíos y gentiles. De esta manera las promesas y bendiciones de la Palabra de Dios son también para nosotros. Como podemos ver la Gracia de Dios es sublime.

POR GRATITUD A NUESTRO SALVADOR, 2 Corintios 9.15.

Conscientes de lo que hemos recibido. Si Dios no hubiera derramado su gracia en nuestra vida, seguiríamos muertos en nuestros delitos y pecados; estaríamos separados del Señor; tendríamos que pasar la eternidad sin Dios. Sin la gracia del Señor, estaríamos sin esperanza en las enfermedades, problemas y necesidades. Seríamos ajenos a las promesas y bendiciones de Dios. Ha sido tan grande la misericordia de Dios; por lo tanto, debemos estar profundamente agradecidos, y manifestar esta gratitud con esfuerzo en la gracia del Señor.

En adoración. La primera muestra de gratitud a Dios por su gracia debe ser la adoración a Él. Debemos adorarle de forma personal y con la familia; debemos leer la Palabra de Dios, orar, cantar. Y hacerlo también con la iglesia, y la organización a la que pertenecemos. Algunas veces fallamos en buscar la comunión con Dios en compañía de nuestros hermanos en Cristo; y nos privamos de grandes bendiciones. Que el Señor nos bendiga para ser fieles en la adoración; ya que, si no cumplimos con esta parte que es un privilegio, ¿cómo llevaremos a cabo deberes que requieren mayor acción, por ejemplo, predicar el evangelio fuera de nuestra ciudad?

De manera permanente. Además de salvarnos, el Señor nos fortalece y nos sostiene en nuestra vida espiritual, por medio del Espíritu Santo. Si no fuera así, hace tiempo que hubiéramos desmayado. Sin embargo, a los que Dios predestinó, también llamó, justificó, y glorificó, es decir, su obra es completa en nuestra vida. Por eso debemos dar gracias al Señor, y adorarle todos los días. Debemos ser esforzadores cristianos de todos los días, no solamente de domingo en los matutinos o en los devocionales por la tarde.

CON FRUTOS PARA LA GLORIA DEL SEÑOR, 1 Corintios 15.10.

En la predicación. La encomienda del apóstol Pablo a Timoteo, de esforzarse en la gracia que es en Cristo Jesús, significa esforzarse en los frutos que la salvación produce en la vida del cristiano. Por eso es que el apóstol se esforzó en la predicación del evangelio, y sirvió más que los otros apóstoles. De igual manera los esforzadores cristianos, deben hacer un esfuerzo por predicar más y más la Palabra de Dios, en la Escuela Dominical, en los devocionales de la sociedad, en los Cultos de la iglesia, en la escuela, en el trabajo, en la familia, con los amigos.

En el cuidado de los hermanos. Los devocionales en el esfuerzo cristiano, son muy importantes, pues ayudan al desarrollo espiritual de sus miembros. Pero una vez que los esforzadores han sido alimentados, deben ayudar y cuidar de los demás hermanos de la iglesia. Es tiempo de ver a los esforzadores en visita a los hermanos enfermos y que están en problemas; en oración sistemática por la iglesia; en la búsqueda de los que se resfrían en la vida espiritual.

En el servicio. En la vida de la iglesia se realizan muchas actividades, por ejemplo, ágapes, limpieza, remodelación, trabajos de pintura, ayuda a los necesitados, entre otras. ¿Quién se encarga de este servicio? Los esforzadores deben tomar parte activa en estas tareas. Servir al Señor, tiene un impacto en la vida espiritual personal y de la iglesia, porque es la evidencia de una fe viva. Los hermanos son fortalecidos cuando nos ven sirviendo; y se desalientan cuando observan que hablamos muy bonito, pero no servimos al pueblo de Dios.

HERMANOS: 

San Pablo le dijo a Timoteo que se esforzara en la gracia, como un soldado. Las principales características de un militar son la obediencia y la disciplina. Es necesario que adoptemos estas virtudes para esforzarnos en la gracia. Obedecer a la Palabra de Dios, y a los hermanos que dirigen su Obra. Y más que disciplina, tener placer por hacer las cosas lo mejor que podamos, porque todo lo que hacemos es para el Señor, y Él es Digno de toda obra excelente.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: