NUEVAS DE GRAN GOZO

ALABANZA CORO JERUSALEM

“NUEVAS DE GRAN GOZO”

 “Mas el ángel les dijo: No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor”. Lucas 2.10,11.

Cuántas noticias hemos recibido. Algunas nos han alegrado, otras nos han entristecido. Hoy queremos recordarle una buena noticia, la noticia de la navidad. Del nacimiento de nuestro Salvador Jesucristo, es una noticia tan grata, que las noticias difíciles son disipadas por la luz de estas buenas nuevas. Veamos las razones:

PORQUE SE TRATA DE ALGO REAL Y SEGURO.

¿Le estresan los programas en donde el conductor habla a algún seguidor para decirle que se ha ganado un premio, pero tiene que decir con qué canción comenzó el programa, y resulta que el “afortunado” no lo sabe? Con el evangelio no sucede esto, las buenas nuevas de salvación son reales porque Cristo ya nació. Es un hecho histórico y verídico. Esto es tan cierto que nuestros años se cuentan a partir del nacimiento del Señor Jesucristo.

Bien, Jesucristo ya nació, pero, ¿es realmente el Mesías, el Salvador de nuestras vidas? El ángel les dijo a los pastores que el Salvador nació en la ciudad de David, en Belem, porque así lo anunció el profeta Miqueas. Lo que la Escritura nos está comunicando es que Jesús es el Mesías, y se demuestra en el hecho de que cumplió las profecías.

Los judíos dicen que Jesucristo no es el Mesías porque no cumplió todas las profecías, y tienen razón. Ya que Jesús cumplió solamente las profecías respecto a la primera venida, las otras, las cumplirá cuando venga como Juez, la segunda vez. En su primera venida Jesucristo cumplió más de 300 profecías, lo que nos lleva a estar seguros de que él es el Salvador.

Peter Stoner presidente de los departamentos de matemáticas y astronomía en la Universidad de la ciudad de Pasadena. EUA, dice que la probabilidad de que un hombre cumpla 8 profecías respecto a Cristo, es como si cubriéramos el estado de Texas de monedas en una altura de 60 centímetros, marcáramos una, las revolviéramos, y que alguien viajara por el estado y al sacar una moneda, fuera la marcada. Complicadísimo, ¿Verdad? Lo que Cristo hizo, cumplir más de 300 profecías, no fue casualidad, sino el cumplimiento de la Palabra de Dios, y la evidencia de que Jesús es el Mesías.

PORQUE DIOS NOS HA PROVISTO DE UN SALVADOR.

El Mesías o Cristo fue anunciado como el Salvador de nuestras vidas. ¿Por qué necesitamos un Salvador? Porque hemos pecado, es decir, hemos quebrantado la ley de Dios, y estamos desterrados, separados de Dios; y si Dios no resuelve nuestra situación, pasaremos la eternidad lejos de Dios, en un lugar de tormento.

Cuando sabemos que un bebé viene en camino, generalmente son buenas noticias, nos alegramos con los padres. El nacimiento del Señor Jesús es una noticia de gran gozo, pero al mismo tiempo, una noticia que sacude el corazón cuando recordamos su misión: pagar nuestros pecados.

Por ello cuando el Señor fue presentado en el templo de Jerusalem, el viejo Simeón le dijo a María que una espada traspasaría su alma. Porque él entendió que el bebé Jesús, vino para pagar nuestros pecados con sus sufrimientos y muerte cruenta en la cruz. El libro de Isaías al final del capítulo 52 y en el 53 nos habla de esto.

El sacrificio del Señor Jesús, también fue anunciado por medio de los sacrificios y ritos del Antiguo Testamento. Entre ellos lo que se hacía el día de la expiación. Levítico 16 nos dice que, en este día, se tomaban dos machos cabríos, se echaban suertes sobre ellos, una para Jehová, otra para Azazel, que significa separación. El macho cabrío sobre el que caía la suerte por Jehová, era sacrificado. Sobre el otro, el de Azazel-separación, el sumo sacerdote ponía las manos sobre su cabeza y confesaba sobre él, los pecados de Israel. Este macho cabrío era llevado al desierto y abandonado allí.

No podemos comprender la grandeza del amor de Dios en el sacrificio de su hijo para salvar nuestras vidas. Cuando Jesús estuvo en la cruz, realmente llevó nuestros pecados sobré sí, y los pagó, él estuvo allí, pagando nuestros más asquerosos y repugnantes pecados, por eso estuvo separado del Padre Celestial.

Jesús al orar siempre se dirigió a la Primera persona de la Trinidad como el Padre. Pero en la cruz, le dijo: Dios mío, Dios mío, por qué me has desamparado. Es el clamor desgarrador de la separación. Jesús sabía la respuesta, el Salmo 22 dice: porque eres Santo. Jesucristo es el macho cabrío que fue separado del Padre, al pagar nuestros pecados.

Jesucristo, sufrió la ira de Dios, y murió de forma cruenta y vergonzosa. Así pagó para que nosotros no tengamos que estar separados de Dios ahora, ni en la eternidad. Él también resucitó y nos prepara lugar en el reino de su padre. Por eso debemos gozarnos, nuestra deuda está totalmente pagada.

PORQUE TENEMOS A JESUCRISTO QUIEN ES DIOS.

El ángel les dijo a los pastores que el Mesías es el Señor, es decir es Dios. Para ser salvos es necesario arrepentirnos de nuestros pecados, y creer en Jesucristo como el único Salvador de nuestras vidas. Al hacerlo de inmediato, somos lavados, justificados, adoptados como hijos de Dios, y santificados, entre otras cosas. Quien es salvo, goza de la presencia permanente de Jesús en su Dios en su vida, es decir de Dios.

Es infinito el amor de Jesús, que no solamente nos salvó y nos prepara un lugar en el reino celestial, sino que está con nosotros todos los días siendo nuestro amigo fiel. Tengamos cuidado de no repetir las frases del mundo ante las pruebas, ¿dónde está Dios? Nosotros tenemos que tomar la actitud de Policarpo, un creyente en Cristo, del primer siglo. Quien prefirió morir que negar a Jesucristo, porque dijo: ¿Cómo podría negar a Jesús si solamente he recibido cosas buenas de Él? Nosotros también hemos probado, disfrutado la fidelidad del Señor en nuestras vidas, qué hermoso es tener a Dios en nuestra vida, lo tenemos todo.

Otro de los nombres del Mesías es Emmanuel, que significa, con nosotros Dios. A veces quizá no le sintamos, pero no debemos confiar en nuestros sentimientos, porque son engañosos. Algunas veces tal vez, no le veamos, como cuando abrimos el libro de Esther, que no menciona a Dios; pero él mantiene el control de lo que ocurre. Para disfrutar de la presencia de Dios, es necesario poner en acción la fe que el Espíritu Santo nos ha dado. Es decir, creer, confiar, firmemente que el Señor está con nosotros y que obrará conforme a su poder y voluntad en nuestras vidas.

HERMANOS:

Gracias a que fuimos perdonados, hoy podemos disfrutar de paz. Ahora tenemos el poder para perdonar a los que nos ofenden, de manera que la familia, e iglesia sea un campo de pastos verdes, y no uno de pastos secos que arde ante la más pequeña chispa. Navidad tiene un mensaje de perdón, que debemos practicar todos los días de nuestra vida para estar en buena comunión con Dios y nuestros semejantes.

Si usted aun no disfruta del gozo y la paz de Dios, le invitamos a arrepentirse de sus pecados y creer en Jesucristo como su único y suficiente salvador. De esta manera gozará de la vida eterna y la presencia de Dios en su vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: