“PRINCIPIOS DIVINOS PARA UNA VIDA DE BENDICIÓN”

“Y acuérdate de tu Criador en los días de tu juventud, antes que vengan los malos días, y lleguen los años, de los cuales digas, No tengo en ellos contentamiento”

Eclesiastés 12.1.

A los jóvenes les gustan los deportes, también salir con los amigos, y ver películas, entre otras cosas. Para disfrutar de todo esto es necesario aplicar principios o elementos. Por ejemplo, para practicar un deporte, es necesario tener la ropa adecuada, respetar las reglas, cumplir con el horario de entrenamiento. Sin principios no se puede disfrutar de las cosas que nos gustan.

De la misma manera, si nuestra vida carece de principios, no podremos deleitarnos en ella. La Palabra de Dios en Eclesiastés 12.1, nos enseña algunos principio divinos para una vida de bendición.

QUE TE ACUERDES DE DIOS TU CRIADOR, (Salmo 100.3).

Dios es el autor de nuestra vida. La Biblia nos dice que Dios es nuestro Creador; somos hechura suya, fuimos creados de una manera especial. La perfección de nuestro cuerpo es una evidencia de que no somos resultado del azar, sino creación del Señor.  Entonces, ninguno vino a este mundo por casualidad, o accidente, ni siquiera porque haya sido planeado por sus padres, sino porque Dios tuvo a bien hacernos. Dios es tu Creador; es decir quien te dio la vida y quien te sustenta todos los días.

Dios nos hizo con  un propósito; él te ha  creado con una misión específica.  En la Biblia encontrarás ejemplos de personas que encontraron su misión de vida en Dios; entre ellos: Noé, quien supo que él había nacido para construir el arca; Jeremías quien fue apartado para ser profeta; o el apóstol Pablo tuvo la misión de ser misionero. Acordarte de Dios significa que le preguntes cuál es tu misión en la vida, y la lleves a cabo siempre. Éxito en la vida significa ser y hacer lo que planeó para tu vida.

Tu misión debe ser siempre para la gloria de Dios. La Palabra del Señor nos dice que el propósito principal de Dios al darnos la vida es que le glorifiquemos. Esto es algo hermoso porque cada vez que glorificamos a Dios somos bendecidos; quedarnos la gloria de Dios, nos daña, nos destruye, porque genera soberbia, y nadie tolera a los soberbios. Acordarte de Dios también significa que todo lo que hagas debe ser para la gloria de Dios. Al realizar bien tu misión, y tener frutos de ella, respeto o admiración, debes decir: “Es gracias a Dios”, “a Dios sea la gloria”.

QUE APROVECHES TU JUVENTUD, (Eclesiastés 11.9).

Porque la juventud dura muy poco y la vejez dura mucho. ¿Te has dado cuenta que las personas mayores a pesar de que sigan cumpliendo años parecen no cambiar?; una vez que llegaron a la vejez, la conservan mucho tiempo. Pero nunca veremos a un joven sin cambios. La juventud no es la meta de la vida, es más bien una etapa del camino, y debemos aprovecharla bien.

Aprovechar la juventud, no significa, dedicarte a los placeres mundanales. Todos los placeres mundanos y pecaminosos (alcohol, drogas, tabaco, antros, sexo fuera de matrimonio) tienen un efecto de resaca, porque después de haber hecho cualquiera de estas cosas te sentirás muy mal, y tendrás consecuencias destructivas en la salud, en tu economía, y vida espiritual. Por ello el Señor exhorta a los jóvenes a huir del pecado; que es destructivo. La Palabra de Dios dice: Hay caminos que al hombre parecen derechos pero su fin es muerte. Proverbios 14.12. ¿Te parece que esto te ata?. En realidad alejarte de lo malo, es una vida de libertad, porque Dios te está librando de las consecuencias malas que deja una vida de vicios y pecados.

Aprovecha la juventud haciendo lo que corresponde a la juventud. Lee la Biblia y ora todos los días; aliméntate bien; estudia mucho, no dejes la escuela; ayuda en las tareas de casa, porque la familia somos un equipo; ten buenos amigos; juega y diviértete; prepárate para tu misión. Aprendamos del Señor Jesucristo, el Hijo de Dios, él vivió en la tierra 33 años y medio, sus primeros 30 años los ocupó para prepararse para su misión de salvar nuestras vidas del pecado y la separación eterna de Dios.

QUE VIVAS CON FELICIDAD, (Salmo 118.24).

Solamente Jesucristo puede darnos una vida feliz. ¿Qué genera la tristeza, el llanto o la amargura en nuestras vidas?, todo esto es causado por el pecado; Dios no tiene la culpa. Dios nos ama y nos ha dado a su Hijo Jesucristo para lavarnos de nuestros pecados, y librarnos de los efectos del pecado, que son la separación de Dios, y la vida llena de miserias. Sólo Jesús puede salvarnos porque él sufrió y murió por nuestros pecados en la Cruz del Calvario; resucitó al tercer día como garantía de que pagó nuestros pecados; y está a la diestra del Padre Celestial, preparado lugar para los que crean en él.

Si reconoces que has pecado, y admites las consecuencias de tus pecados; si además crees que Jesucristo te puede lavar porque él murió y resucitó por ti; si le dices a Jesucristo que sea su Salvador. Entonces Dios te salvará, te adoptará como su hijo, te transformará, te hará una nueva criatura, te dará una herencia eterna en los cielos, te bendecirá, y serás muy feliz al saber que él está en tu corazón.

También es necesario que agradezcas a Dios lo que te da. No te pongas triste por lo que otros tengan; agradece y disfruta lo que tienes. Da gracias a Dios aun por los momentos difíciles que enfrentas, ya que el Señor no te deja luchar solo, él está contigo; y además aprenderás muchas cosas por medio de las pruebas que él permite en tu vida. Recuerda que la felicidad no es una meta en la vida, sino una actitud que puedes tomar ahora, mientras caminas.

Todas las cosas de este mundo son vanidad, son vacías. Pensamos que si tuviéramos mucho dinero, propiedades lujosas, un cuerpo atlético, gran conocimiento o sabiduría,  lo último en tecnología, si pudiéramos viajar por todo el mundo; entonces seríamos muy felices; pero no es así, porque todas estas cosas son vacías, las personas que sólo poseen esto, no son felices.  Únicamente Dios puede darnos una vida plena, satisfecha y feliz.

HERMANA (O): Con mucho cariño te decimos: “Toma estos principios, y no los dejes; porque no hay otra manera de tener una vida de bendición y felicidad”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: