Pan para vida eterna

Juan 6.24-35.

como-hacer-el-pan-acimo-sin-levadura_qmibk

24 Como vió pues la gente que Jesús no estaba allí, ni sus discípulos, entraron ellos en las navecillas, y vinieron á Capernaum buscando á Jesús.

25 Y hallándole de la otra parte de la mar, dijéronle: Rabbí, ¿cuándo llegaste acá?

26 Respondióles Jesús, y dijo; De cierto, de cierto os digo, que me buscáis, no porque habéis visto las señales, sino porque comisteis el pan y os hartasteis.

27 Trabajad no por la comida que perece, mas por la comida que á vida eterna permanece, la cual el Hijo del hombre os dará: porque á éste señaló el Padre, que es Dios.

28 Y dijéronle: ¿Qué haremos para que obremos las obras de Dios?

29 Respondió Jesús, y díjoles: Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado.

30 Dijéronle entonces: ¿Qué señal pues haces tú, para que veamos, y te creamos? ¿Qué obras?

31 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, como está escrito: Pan del cielo les dió á comer.

32 Y Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: No os dió Moisés pan del cielo; mas mi Padre os da el verdadero pan del cielo.

33 Porque el pan de Dios es aquel que descendió del cielo y da vida al mundo.

34 Y dijéronle: Señor, danos siempre este pan.

35 Y Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida: el que á mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

 A todo nos acostumbramos, menos a no comer, decía un hermano. El pan es indispensable para vivir. Por eso el Señor Jesucristo se presenta como el pan de vida; porque sin él no se puede vivir en el cielo. Analicemos este tema.

 SE RECIBE POR MEDIO DE LA FE, 24-29.

 El Señor Jesús dijo a las personas que le buscaron hasta Capernahum, que trabajaran por la comida que permanece para vida eterna; ya que le seguían solamente por interés material. Realmente nuestra inclinación es a la búsqueda de las cosas terrenales. No es malo trabajar y comprar lo que podamos. Lo malo es enfocar la vida solamente en lo material, porque es pasajero. Jesús nos llama a buscar la vida eterna.

 Los judíos entendieron el mensaje del Señor; pero como ellos estaban enseñados  que para tener vida eterna o un lugar en la familia y reino de Dios, basta con leer la Ley de Dios, orar, o hacer buenas obras, preguntaron qué tenían hacer. En realidad no tenemos que hacer algo para ser salvos del tormento eterno; porque tampoco podemos. No tenemos capacidad de pagar nuestra deuda de pecado, porque nada es nuestro. Es una deuda tan grande que ninguna obra puede cubrir el mal que hemos hecho por nuestros pecados.

 Entonces para recibir la vida eterna, Dios en su amor nos ha dado un medio de salvación que es Jesucristo. Para ser salvos solamente se requiere que reconozcamos nuestros pecados y su consecuencia de muerte; que nos apartemos de ellos, y creamos en Cristo como nuestro Salvador de nuestros pecados y del tormento eterno. Por eso el Señor respondió a los judíos que la obra de Dios es que creamos, en el que él ha enviado. La salvación por medio del Pan de vida, se recibe por medio de la fe.

ES UN ASUNTO PERSONAL, 30-32.

Los judíos no creyeron que fuera sólo por fe. Tampoco creyeron necesitar de Jesús como Salvador o pan para vida eterna. Por eso respondieron al Señor, que ellos descendían de una generación que había comido el pan que calló del cielo.

En verdad los israelitas comieron este pan durante 40 años, mientras viajaban a la tierra prometida. Pero el Señor Jesús les enseñó, que el maná no era el verdadero pan del cielo. Fue un símbolo del verdadero pan del cielo que es Jesucristo. El maná fue un pan temporal, e imperfecto porque como todo pan terrenal, se corrompía.

Cuántas personas piensan que no necesitan de Jesucristo porque descienden de una generación de grandes ministros, o siervos de Dios. Pero esto es un asunto personal. Gracias a Dios por el testimonio de nuestros abuelos o padres, que fueron creyentes fieles y servidores del Señor Jesucristo. Pero a no ser que nosotros de forma personal, nos arrepintamos de nuestros pecados y creamos en Jesús como nuestro Salvador, el ministerio de nuestros antepasados, no nos dará vida eterna.

SATISFACE COMPLETAMENTE, 33-35.

Jesús es el único pan de vida. Porque él llevó sobre sí todos nuestros pecados,  al estar en la cruz del calvario; y los pagó de manera eficaz con sus sufrimientos y muerte. Sabemos que fue así, porque él resucitó al tercer día garantizando que el pago de los requerimientos de la ley de Dios fue efectivo.

Por eso el Señor nos dice que el que viene a él, nunca tendrá hambre; y el que cree en él, jamás tendrá sed. Quien cree en Jesucristo como su Salvador, no necesita de nada más para ser salvo. Jesucristo satisface completamente y para siempre.

El Señor es tan maravilloso que además de satisfacer el alma, también conforme a su voluntad, satisface las necesidades materiales de los creyentes en él. Por eso podemos decir que Jehová es nuestro Pastor, y nada nos faltará.

HERMANOS:

Si no comemos morimos. Sin Jesús, las personas tendrán que morir, es decir pasar la eternidad separados de Dios, en el lago de fuego y azufre. Por ello, le invitamos a pedir perdón a Dios por sus pecados; y a decirle a Jesucristo, que cree en él como su Salvador personal. No se pierda de la bendición de disfrutar del Pan para vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: