Desarrollo integral

IMG_1221

Bosquejo aniversario Sociedad Infantil Corderillos de Jesús

“DESARROLLO INTEGRAL”

“Y Jesús crecía en sabiduría, y en edad, y en gracia para con Dios y los hombres”.

Lucas 2.52.

 INTRODUCCIÓN:

El Hijo de Dios al encarnarse, nació como todos los bebés, es decir dependiente de sus padres, con la necesidad de ser cuidado, alimentado y educado. Dios proveyó a su Hijo de padres terrenales que hicieron bien su labor. Veamos cómo fue el desarrollo integral de Jesús el Hijo de Dios.

EN SABIDURÍA

Jesús nació sin saber caminar, hablar, leer, ni escribir; Él como todos los niños tuvo que aprender estas cosas; fueron sus padres terrenales quienes le enseñaron. En los tiempos del Señor Jesús los niños eran educados en su casa hasta los cinco años. Posteriormente iban a la casa del libro en sus comunidades, donde recibían enseñanza sobre la Palabra de Dios, aprendía la ley tradicional y luego la ley de Dios. Después de los quince años algunos jóvenes iban a Jerusalem a continuar con su educación superior.

Jesús fue un niño que hizo su tarea, es decir lo que le correspondía para adquirir sabiduría. Puso atención a la instrucción de sus padres. Fue a la casa del libro de Nazareth; y se quedó en Jerusalem para hablar con los doctores de la ley. La sabiduría es la capacidad de actuar con sensatez y acierto. Para ser sabios necesitamos aprender bien y practicar lo que nuestros padres y maestros nos enseñan.

Por eso Jesús les pide que pongan mucha atención a las enseñanzas en su casa, su departamento, en la sociedad, y en la escuela. Y que las practiquen para que crezcan en sabiduría y reciban sus beneficios, Proverbios 4.5-9.

EN EDAD

Jesús creció como todo niño, cada semana, mes y año, lo que correspondía a su edad. Su crecimiento fue normal, no fue un súper niño como dicen algunos, que hacía milagros y maravillas; pasaba desapercibido entre los niños de Nazareth. Para crecer tuvo que comer lo que sus padres le daban. La dieta judía consistía en pan de cebada y trigo, miel, mermelada, uvas, pasas, almendras, vino, quesos, requesón, higos, granadas, aceitunas, lentejas, habas, chicharos, carne: de res, de borrego, de chivo, animales cazados, pescado, entre otros. Jesús comió de todo esto.

Ustedes también deben comer todo lo que sus padres les dan. Ellos les proporcionan alimentos de la mejor calidad, de acuerdo a lo que ustedes necesitan para crecer sanos y fuertes. Siempre deben dar gracias por los alimentos. Nunca deben desperdiciar la comida.

EN GRACIA PARA CON DIOS

Jesús creció en gracia para con Dios, es decir que fue agradable a Dios. Por eso el Señor dijo de su Hijo lo siguiente: Marcos 1.11; 9.7.

Ustedes también deben crecer siendo agradables a Dios. ¿Cómo pueden hacerlo? En realidad no es algo que ustedes puedan hacer. Sino que es algo que Dios ya hizo por ustedes; él nos ha dado un medio para ser agradables, este medio es Jesucristo, Efesios 1.3-6. Si reconocemos nuestros pecados, le pedimos perdón a Dios, nos apartamos de ellos; y creemos en Cristo como nuestro Salvador. Jesucristo nos lava de todos nuestros pecados y nos hace agradables a Dios. Ninguna persona sin Cristo es agradable a Dios.

Después de recibir a Cristo, es necesario leer nuestra Biblia, orar, cantar, y unirnos a su iglesia para seguir agradando a Dios.

EN GRACIA PARA CON LOS HOMBRES

El Señor Jesús también creció en gracia para con los hombres, era agradable en su familia, en su comunidad y aun fuera de ella, pues vemos que agradó a los doctores de la ley. En los evangelios vemos que el Señor Jesús trató a las personas con amor, respeto, misericordia, con preocupación por el bienestar de las personas, con verdad, justicia, honradez, fidelidad. Algunas de estas cosas como la verdad y justicia, le acarrearon desprecios, pero Él siempre hizo lo correcto.

Es necesario queridos niños que ustedes también crezcan en gracia delante de los que les rodean; para dar testimonio de que son hijos de Dios, para agradar a Dios y recibir bendiciones como la de ser bien recibidos en todos lados. Deben ser obedientes, agradecidos, respetuosos, amigables, honrados, hablar con la verdad.

Cuando vivimos de esta manera ponemos nuestro granito de arena para una buena convivencia en la familia, iglesia y sociedad, evitando muchos conflictos.

HERMANOS:

Para que nuestro Señor tuviera un desarrollo integral, fue muy importante la educación de José y María, los padres terrenales.

Hagamos con responsabilidad y amor nuestro papel, la promesa de Dios es que su Palabra no volverá vacía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: