PRIMER CULTO ALABANZA NAVIDEÑA

NAVIDAD-1

PARTICIPACIÓN CORO JUVENIL “SALEM”

PARTICIPACIÓN CORO VARONIL “ICTUS”

MENSAJE DE NAVIDAD

“PROMESA CUMPLIDA”

“No será quitado el cetro de Judá,

Y el legislador de entre sus pies,

Hasta que venga Shiloh;

Y a él se congregarán los pueblos”

Génesis 49.10.

Después de que Dios creó a Adam y Eva, como Padre el Señor los bendijo, (Génesis 1.28). Esta bendición fue la base para que en las familias de Dios, se practicara la bendición paternal. El padre ponía sus manos sobre la cabeza de sus hijos y transmitía la bendición de Dios.

En Génesis 49, encontramos que Jacob llamó a sus hijos para bendecirles (1800 a. C., aproximadamente); la bendición que dio a Judá confirma la promesa de Dios de darnos un Salvador de nuestros pecados y de la muerte eterna.

Dios ha cumplido su promesa en Jesucristo, analicemos más sobre este importante e interesante asunto.

LA PROMESA DE DIOS

La promesa del Señor de un Redentor, incluye varias promesas:

  1. El Señor prometió a la casa de Israel que ellos serían un reino. Dicen las Escrituras, no será quitado el “cetro”; los cetros son bastones cortos, bastones de mando, usados por los reyes como símbolo de dignidad y poder. Así es que Dios prometió que la familia de Israel sería un reino. Esta promesa incluye el crecimiento de la casa de Israel y la posesión de una tierra propia; recordemos que en ese momento eran extranjeros en Egipto.
  2. Dios prometió que el rey sería de la la tribu de Judá. Este derecho le correspondería a la tribu de Rubén por ser el primogénito, pero como él se metió con Bilha concubina de su padre, (Génesis 35.22), perdió este privilegio. Judá fue escogido, no por ser el mejor hijo, de él fue la idea de vender a José; fue escogido por gracia de Dios.
  3. La tercera promesa del Señor. Dios dice que un día sería quitado el cetro de Judá, es decir que alguien diferente estaría gobernando. Así mismo dice que sería quitado el legislador de entre sus pies, lo cual confirma que llegaría el día en que un extranjero gobernaría al pueblo de Dios.
  4. Dios prometió que entonces vendría Shiloh, que significa Pacificador. El Príncipe de Paz es Jesucristo (Isaías 9..6,7); aquí tenemos ratificada la promesa de un Salvador que traería paz al redimirnos del pecado y la condenación eterna (Juan 27).
  5. La quinta promesa es que los pueblos se congregarán a Shiloh, al Mesías Salvador.

EL CUMPLIMIENTO

  1. La primera promesa se cumplió, Israel fue transformado en un reino. Primero el Señor hizo crecer a su pueblo en medio de la esclavitud en Egipto, lo cual es un milagro. Después Dios los libertó y llevó a la Tierra que fluye leche y miel (1446 a. C. aproximadamente). Por 400 años Israel fue gobernado por jueces, hasta que el pueblo pidió un rey, y fue ungido Saúl, así comenzó la monarquía en el 1050 a. C., aproximadamente.
  2. Dios prometió que el rey de su pueblo sería de Judá; pero Saúl era de Benjamín. Sabemos que Saúl fue rechazado como rey por su desobediencia (1 Samuel 13.13-14;15.22-26); entonces fue ungido David como rey, quien era de la tribu de Judá, (1010 a. C. aproximadamente). A este rey, Dios le prometió un reino para siempre, (2 Samuel 7.1-17). Así se cumplió la segunda promesa.
  3. El Señor dijo que sería quitado el cetro de Judá. Después de la muerte de David sus hijos siguieron gobernando; pero pasaron muchas cosas terribles: el reino fue dividido en dos; el reino del norte fue deportado a Asiria en el 722 a. C.; el del Sur, Judá, fue deportado a Babilonia en el 606, y retornado en el 536 A. C. Posteriormente Judá estuvo bajo el dominio de los imperios, Medo-Persa, y Greco-Macedónico; hasta que en el año 40 a. C., el imperio Romano puso fin a las luchas entre Ptolomeos y Seleucos por las tierras de Israel, y nombró como Rey a Herodes el Grande, quien no era judío sino Idumeo, es decir descendiente de Esaú hermano de Jacob. Así fue quitado el cetro de Judá.
  4. En el año 4 a. C., y esto porque nuestro calendario es incorrecto; nació en Bethlehem Shiloh, el Pacificador, nuestro Mesías; cuando había sido quitado el cetro de Judá y el legislador. Cumpliéndose con precisión la Palabra de Dios. Mateo 2.1; y Lucas 2.1-3, nos hablan de este momento histórico.
  5. La quinta promesa se ha cumplido en parte. El Señor dijo que los pueblos se congregarán al Mesías. Se ha cumplido en parte porque de todos los pueblos el Señor tiene creyentes o discípulos. Jesucristo mandó que el evangelio sea predicado a todos los gentiles, no solamente a Judíos (Mateo 28.19). La iglesia de Cristo, esta formada por elegidos de todos los pueblos. Esta promesa se cumplirá totalmente cuando Jesucristo venga por segunda vez y establezca un reino de mil años en la tierra (Apocalipsis 20.4).

HERMANOS:

Pasaron 1800 años pero Dios ha cumplido en tiempo y forma su promesa de darnos un Salvador. Jesucristo ya vino y pagó nuestros pecados en la cruz con sus sufrimientos, muerte, resurrección y exaltación.

Así es que el mensaje de la NAVIDAD es un mensaje de fe y seguridad. FE porque podemos creer en todas las promesas de Dios, él es fiel para cumplirlas. SEGURIDAD, porque podemos ver que nada frustró el plan de Dios, por lo tanto estamos seguros en Él. Por eso disfrutamos de la paz que nos da la promesa salvadora de Dios: Cree en el Señor Jesucristo y serás salvo… (Hechos 16.31)

Jesucristo ha prometido venir en breve por nosotros a las nubes para llevarnos en alma y cuerpos transformados, al reino celestial. Mantengamos firme nuestra fe, y estemos preparados para este momento, el SEÑOR COMO SIEMPRE CUMPLIRÁ SUS PROMESAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: