LA ADORACIÓN DE LOS NIÑOS, editorial.

“LA ALABANZA DE LOS NIÑOS”

“Y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les dice: Sí: ¿nunca leísteis: De la boca de los niños y de los que maman perfeccionaste la alabanza?” Mateo 21. 15-16

Lo que aprendemos de niños es difícil que se nos olvide, por eso es importante que formemos a nuestros niños en el camino del evangelio. Eso incluye la alabanza a Dios.

INDIGNÓ A LOS CORAZONES DUROS.

Después de la entrada triunfal del Señor a Jerusalem, entró al templo y sanó a los ciegos y cojos. El Señor no sanó enfermedades sicológicas, sino verdaderos males y que solo Dios puede curar; esto es una evidencia de que Jesús es realmente el Mesías enviado para salvarnos del pecado y la muerte eterna.

En medio de estas maravillas los pequeños, los muchachos, aclamaron a Jesús, reconociéndole como Salvador. Le decían: “Hosanna”, del arameo significa: te rogamos nos salves ahora.

Paradójicamente los sacerdotes y escribas, conocedores de la Palabra de Dios, se indignaron de la alabanza de los muchachos. Sus corazones estaban endurecidos, que ni los milagros del Señor tocaron sus corazones para reconocerle como su Mesías Salvador. En la infancia, cuando el corazón de nuestros hijos aun no se llena de prejuicios; es cuando debemos presentarles a Cristo como su Salvador; orando para que la gracia de Dios les toque; de manera que se arrepientan de sus pecados y crean en Jesucristo.

ACEPTADA POR EL SEÑOR

Los sacerdotes y Escribas se molestaron de que los muchachos aclamaran a Jesús, porque a juicio de ellos Jesús no era el Mesías y por lo tanto no era digno de tal adoración. A parte de que veían en Jesús un peligro, una amenaza para sus posiciones sociales y económicas; pues habían hecho del templo un gran negocio por medio de la venta de animales para el sacrificio.

Sin embargo, Jesús no rechazó la adoración ya que siendo el Hijo de Dios es digno de tal adoración. Una vez Juan el apóstol, quiso adorar un ángel y fue impedido por el mismo. Pero Jesucristo recibe con agrado la alabanza porque es Dios y es Salvador.

Debemos enseñar a nuestros hijos a adorar a nuestro Dios Trino y Uno. Debemos instruirles que es nuestro deber adorar a Dios porque somos hechura suya; porque el Señor merece ser alabado por el solo hecho de ser Dios. Además de que debemos alabar al Señor en gratitud por habernos salvado y por sus bendiciones que grandes en nuestra familia.

PERFECCIONA LA ADORACIÓN

Los sacerdotes y escribas preguntaron a Jesús por qué permitía que los muchachos le aclamaran. En respuesta Jesús citó las palabras del Salmo 8, el salmo que el pueblo cantaba en momentos de alegría, por ejemplo cuando se cosechaba la uva.

En la boca de los niños se “remienda” (perfeccionaste, se usaba para reparar redes) la alabanza. Porque los niños adoran reconociendo la grandeza de Dios. Un niño adora a Jesús con humildad, sencillez; sin pretensiones o soberbia. Muchas veces los adultos adoramos para quedar bien o lucirnos. Los niños no, por ello en su boca se perfecciona la alabanza.

Por otra parte un niño es una persona que depende de sus padres. Los adultos llegamos a creer que ya no dependemos de nadie. Pero el pequeño se acerca para adorar a Dios reconociendo que depende de él, y confiando que el Señor le cuidará y suplirá sus necesidades.

Hermano:

Para que Dios se agrade de nuestra alabanza, debe brotar del corazón de un niño, es decir, de un corazón que reconozca su pequeñez, la distancia infinita que hay entre Dios y nosotros; pero que a la vez confíe en el amor, salvación y poder de Dios, y se goce en la salvación y seguridad de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: