LA PROVIDENCIA DE DIOS

MATEO 6. 25-34.

Hoy es día de Haber, daremos un día de nuestro salario al Señor. Pero, ¿por qué hacerlo?, porque es un acto de fe en que el Señor seguirá bendiciendo nuestras vidas; también es una manera de darle gracias a Dios y de reconocer que él nos ha provisto de toda bendición. Esto nos lleva a la siguiente pregunta ¿de verdad Dios nos ha dado su provisión? Desde luego que sí, pues así lo dice la Palabra de Dios.

DE LAS NECESIDADES PRINCIPALES.

Sin duda que las necesidades más importantes de todo ser humano son el alimento, el vestido y el techo. Por ello el comercio de alimentos y de vestido son los más rentables. La Palabra de Dios nos dice que de estas dos necesidades el Señor siempre hará provisión de manera que nunca habrá justo desamparado, ni su simiente que mendigue pan, (Salmo 37.25).

El Señor nos promete que así como las aves tienen comida de parte de Dios, así también nuestro Padre celestial nos dará el pan diario. Y así como los lirios son vestidos por Dios, él también nos dará siempre con que cubrirnos.

Dios no nos promete lujos, Cristo no dijo: “Mirad como vuelan las aves”. Pero sí nos promete darnos lo necesario para la vida. Quizá no tengamos banquetes, o vestidos carísimos, pero sí lo idóneo para cada necesidad.

ES MOTIVO PARA NO PREOCUPARNOS.

Es muy común preocuparnos por el qué vamos a comer o a vestir el día de mañana, tanto que no pensemos en otra cosa que asegurarnos que no nos falte nada. De ahí que muchas veces vivamos esclavizados al trabajo. Debemos trabajar, pero también disfrutar del fruto del trabajo, esto es un don de Dios, (Eclesiastés 3.13).

La preocupación por el mañana niega el amor de Dios, al implicar que él no cuida de nosotros. Niega su sabiduría, al implicar que no sabe lo que hace. Y niega su poder al implicar que él no es capaz de proveer nuestras necesidades. Además de que la preocupación quebranta la paz espiritual, y es causa de muchas enfermedades tanto físicas como espirituales.

Por otra parte preocuparnos es una cosa sin sentido, tanto como si alguien esperara crecer 40 centímetros sólo por preocuparse por su estatura. Los hijos de Dios tenemos el privilegio de trabajar y esperar en el Señor, sin preocuparnos o estresarnos por las necesidades, ya que nuestro Padre Celestial suplirá lo que nos falte (Filipenses 4.17).

TIENE EVIDENCIAS.

Una cuestión es ¿cómo puedo saber que realmente Dios proveerá? El Señor sabiendo que nuestro corazón es incrédulo nos da algunas evidencias de la Providencia divina.

Qué pena, pero el Señor nos manda a nosotros los hombres, seres racionales, a la escuela de las aves y de los lirios para aprender de ellos. Las aves nunca siembran, y por lo tanto no cosechan; los lirios ni siquiera pueden moverse; sin embargo las aves siempre tienen comida, y los lirios siempre están vestidos de manera hermosa. Pero todo esto gracias a que Dios hace provisión para las aves y los lirios.

El Señor nos pide reflexionar sobre el hecho de que si Dios cuida de las aves y los lirios, ¿no cuidará de nosotros que tenemos su soplo de vida, que fuimos hechos a su semejanza? Definitivamente que Dios siempre cuidará de nosotros, por ello el Salmista dice: “Jehová es mi pastor nada me faltará”

Estimados Hermanos: También el Señor nos dice que si buscamos primeramente su reino y su justicia, todas estas cosas serán añadidas. Hagamos esto y Dios suplirá con amor y oportunidad las cosas que necesitemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: