MIRANDO A NUESTRO DIOS.

Salmo 123

 INTRODUCCIÓN:

Ver es una bendición de Dios. La Biblia nos exhorta a mirar a Dios. ¿cómo hacerlo si Dios es Espíritu? El Salmo 123, nos muestra cómo mirar al Señor.

 QUE HABITA EN LOS CIELOS.A TI que habitas en los cielos, Alcé mis ojos”.

 Algunas veces como cristianos cuando nos encontramos con pasajes de la Palabra de Dios como el que dice: “Pedid, y se os dará” (Mateo 7.7); o “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, esto haré” (Juan 14.13); por nuestra naturaleza carnal podemos confundirnos, y pensar que nosotros estamos al mando; que Dios está a nuestras órdenes.

 Pero el Salmo 123 nos ubica, nos recuerda que nosotros somos criaturas que estamos en la tierra; y Dios es el Soberano cuya habitación está en los cielos. Nos dice que al acercarnos a Dios debemos mirar hacia arriba, porque Él es infinitamente superior a nosotros.

 Debemos quitar de nuestra mente la idea de que Dios es como el genio de la lámpara, que esta esperando que le llamemos para conceder nuestras peticiones. Puede ser que nuestra carnalidad desee que Dios sea como el genio; pero si pensamos bien, es maravilloso saber que Dios es quien está al control, y que nos atenderá conforme a su voluntad y no la nuestra. Es bueno saber que el Señor es infinitamente Grande y Poderoso; porque de esta manera podemos poner nuestra confianza en él como nuestro Salvador.

 Si Dios está en los cielos, siempre debemos ser reverentes, y respetuosos ante su presencia; y debemos acercarnos con el reconocimiento de su excelsitud.

 COMO SIERVOS.He aquí como los ojos de los siervos miran á la mano de sus señores, Y como los ojos de la sierva á la mano de su señora; Así nuestros ojos miran á Jehová nuestro Dios, Hasta que haya misericordia de nosotros”.

 Los siervos o esclavos, eran propiedad de su amo; por lo tanto no recibían un salario por su trabajo; de manera que tenían que mirar la mano de su señor, depender de lo que él les diera para comer o vestirse. Nosotros somos siervos de Dios porque fuimos comprados con al sangre de nuestro Señor Jesucristo; al mirar a Dios debemos hacerlo en calidad de siervos.

 Notemos que la Palabra de Dios hace mención de los siervos y la sierva. Porque hombres y mujeres debemos depender de Dios. Los hombres no debemos pensar que dependemos del trabajo o los amigos que nos invitaron a trabajar; las mujeres tampoco deben pensar que dependen de su trabajo o marido para cubrir sus necesidades.

 No son el trabajo, los padres, hijos, o empresas, quienes nos proveen de alimento, vestido, techo o servicios; es Dios quien sustenta nuestras vidas. Por ello en él deben estar puestos nuestros ojos; debemos depender y confiar en que el Señor siempre nos dará las cosas que necesitamos.

 PARA RECIBIR MISERICORDIA.Ten misericordia de nosotros, oh Jehová, ten misericordia de nosotros”.

 Tenemos libertad para pedir a Dios. Aunque también nos dice la Palabra de Dios que no debemos pedir para satisfacer nuestra concupiscencia o naturaleza pecaminosa. Pero podemos orar y rogar a Dios con libertad por cosas que necesitemos. Pero es bueno esperar que el Señor conteste no necesariamente lo que específicamente pedimos, sino que lo haga conforme a su misericordia.

 La misericordia de Dios es su amor, su compasión al hombre. Es mejor que Dios nos conteste de acuerdo a su amor; porque de esta manera las cosas que recibamos serán buenas para nuestras vidas. No debemos enojarnos cuando recibimos algo diferente de lo que pedimos, la misericordia de Dios es mejor.

 Un ejemplo práctico de esto, lo encontramos en el hogar. Nuestros hijos piden muchas cosas; pero por amor a ellos no les damos siempre lo que piden, o no lo hacemos en la forma, cantidad o tiempo en que lo desean. Ellos quisieran comer siempre pizza, hamburguesas, tomar refrescos; no ir a la escuela; pero no accedemos porque les amamos; y entonces les damos lo que sabemos que es bueno para su sano desarrollo.

PARA VENCER EL MENOSPRECIO DE LOS SOBERBIOS. Porque estamos muy hartos de menosprecio. Muy harta está nuestra alma Del escarnio de los holgados, Y del menosprecio de los soberbios”.

 Tal vez cuando niños, fuimos víctimas de menosprecio de los holgados, de los soberbios, es decir de los pudientes. Quizá en navidad no tuvimos juguetes, o tuvimos algunos sencillos; mientras que el vecino nos presumía su bicicleta o su carro a control remoto. Es posible que situaciones así se hayan repetido en muchos momentos de nuestra vida.

 Si estamos mirando a Dios, venceremos el menosprecio de los soberbios. Nos sentimos mal porque nos hacen pensar que somos inferiores porque somos pobres. ¿Pero en realidad somos pobres? ¿Nosotros que tenemos a Dios? ¿pobres cuando tenemos una casa en un lugar con calles de oro; cimientos de piedras preciosas, puertas de perlas, agua cristalina, donde no hay enfermedad, muerte ni llanto? No somos pobres sino ricos en Dios.

Por otra parte si estamos mirando a Dios, seremos librados de ser soberbios y menospreciar a otros. Los hijos de Dios somos bendecidos; y es posible que éstas bondades de Dios inflen nuestro corazón para menospreciar a otros. Han habido casos de “cristianos” que han humillado a hermanos por el hecho de ser de escasos recursos; he escuchado a oficiales de la Iglesia o a sus esposas, llamar a otros hermanos “indios”. Pero si estamos mirando a Dios esto no ocurrirá; porque si le miramos, entenderemos que todo le pertenece al Señor, nada es nuestro, solamente somos administradores; ¿de qué podemos jactarnos, si nada nos pertenece?

 HERMANOS:

Mirar a Dios significa, vivir en comunión con él por medio de la oración, lectura de la Palabra de Dios; y asistencia a su Templo.

Es trabajar, haciendo las cosas lo mejor que podamos pues al Señor honramos.

Es dar a Dios de lo que recibimos de su mano; y compartir sus bendiciones con los necesitados, pues somos mayordomos del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: