Dios en tu vida.

“DIOS EN TU VIDA”

“Y acuérdate de tu Criador en los días de tu juventud, antes que vengan los malos días, y lleguen los años, de los cuales digas, No tengo en ellos contentamiento” (Eclesiastés 12.1)

Dios por medio de su Palabra nos dice que desea tener una relación con nosotros, ¿cómo podemos lograr esto? Te invitamos a que sigas leyendo para analizar la respuesta del Señor.

Acordándote de él siempre. Y acuérdate de tu Criador”

Para acordarse de Dios es necesario que primero lo conozcamos. Al Señor se le conoce por medio de la creación; cuando vemos la hermosura de nuestro planeta, llegamos a la conclusión de que es la obra de un Ser Todopoderoso, Sabio y Perfecto. También podemos conocer a Dios por medio de la Biblia, en ella conocemos el carácter, cualidades y plan de Dios. Pero la manera excelente de conocer al Señor es por medio de Jesucristo, el Hijo de Dios.

Para conocer verdaderamente a Dios es indispensable reconocer nuestros pecados, apartarnos de ellos, y creer en Jesucristo como nuestro único y suficiente Salvador. Posteriormente es necesario seguir a Jesús. Por lo tanto acordarse de Dios implica, orar todos los días; pues así el Señor escuchará nuestra voz. Leer la Biblia diariamente, de esta manera nosotros escuchamos al Señor; su Palabra es aplicable a toda situación de la vida.

En este mundo hay muchos distractores de Dios; por eso él nos pide que no le olvidemos. El estudio, deporte, trabajo, y aun la familia distraen nuestra atención de Dios. Necesitamos a alguien que nos ayude a enfocarnos en Dios. La Iglesia, es la familia espiritual que el Señor nos ha dado para ayudarnos a acordarnos de Dios. Es importante mantenernos en las filas de la Iglesia; cuando nos reunimos y participamos con ella; los mensajes, alabanzas y testimonios nos ayudan a acordarnos de Dios.

Desde tu juventud. en los días de tu juventud”

Dios está en todas partes, a donde vayamos estaremos con Dios. Pero disfrutamos de una relación personal con el Señor, a partir del momento en que creemos en Cristo como nuestro Salvador.

Esta es una bendición que puede vivirse desde la infancia, y juventud. Una relación con Dios; no es un asunto exclusivo de las personas de edad madura o mayor. Desde que una persona tiene conciencia de su pecado y su necesidad de Jesús; está en capacidad para ser salva de la condenación eterna por medio de la obra del Espíritu Santo en su corazón. Hay hermanos que dan testimonio de haber recibido a Cristo y la vida eterna desde su infancia.

Estimado joven, necesitas de Jesús como tu Salvador y te invitamos a que te arrepientas de tus pecados, creas en Cristo y le sigas. Los jóvenes piensan como se dice vulgarmente, que pueden comerse el mundo de un bocado. Pero no es así. Necesitas que Jesús también te guíe para que disfrutes bien tu juventud; para que le indique qué decisiones tomar en relación a tus estudios, noviazgo, y en todos los asuntos de tu vida.

Para una vida feliz. antes que vengan los malos días, y lleguen los años, de los cuales digas, No tengo en ellos contentamiento”

Todos quieren ser felices; muchos piensan que la felicidad es un lugar al cual hay que llegar. Pero la Biblia nos enseña que la felicidad se obtiene por medio de Cristo; desde el momento en que se recibe al Señor en el corazón, se tiene una felicidad especial.

Cristo da felicidad, pues él perdona y lava nuestros pecados. Nos hace hijos de Dios, y por lo tanto nos da una herencia eterna en los cielos. Porque transforma nuestras vidas radicalmente para bien tanto en el aspecto espiritual como en lo material. Con Cristo tenemos una nueva naturaleza y lo tenemos todo.

Hay días malos en la vida. Días de enfermedad, de problemas, necesidades, accidentes. Una vida con Dios no significa te no tendremos problemas. Pero sí significa que si tenemos a Dios; él nos fortalecerá, y consolará para superar todo problema. Además de que Dios conforme a su voluntad resolverá las pruebas que enfrentemos. De manera que con Dios, aun en las situaciones difíciles tenemos felicidad y paz.

Estimado Lector:

Una vida sin Dios, es una vida vana, vacía, sin sentido. El propósito de la vida es conocer a Dios y establecer una relación con él. Te invitamos a recibir a Jesucristo en tu corazón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: