Cristiano Auténtico, editorial.

“CRISTIANO AUTÉNTICO”

El evangelista Lucas nos dice que en Antioquía de Siria fue donde primeramente se llamó a los hermanos “cristianos”. Este nuevo nombre fue un apodo, pues los creyentes en el evangelio, vivían para Cristo, predicaban a Cristo, y alaban a Cristo; por eso fueron llamados de esta manera. Sin embargo en la actualidad no todos los que se dicen cristianos realmente lo son.

EL CRISTIANO TRADICIONAL (Is. 1.11) Hay quienes viven un cristianismo tradicional. Esto ha sucedido desde tiempos antiguos. En los tiempos de Isaías, unos ocho siglos antes de Cristo, había gente que vivía una religión o fe tradicional. Es decir, había personas que adoraban a Dios, solamente porque habían recibido esta enseñanza de sus padres; pero no porque naciera en su corazón.

Dios se enojó con los adoradores tradicionales, y pidió que mejor no le ofrecieran holocausto. Tradición, quiere decir lo que se transmite de manera oral. Muchas son las personas que viven un cristianismo tradicional, es decir, que practican la religión de Cristo, sólo porque sus padres los pusieron en este camino.

Los cristianos tradicionales, tienen la característica de asistir a la casa de Dios, e incluso participar de las actividades especiales, así como ofrendar y hasta diezmar; pero a la vez viven una vida habituada al pecado. Este tipo de personas se muestra muy celosa en el Templo, pero fuera de él, dejan que su vida se hunda en el pecado. Así eran los adoradores tradicionales de los tiempos de Isaías. Ofrecían holocaustos, pero también practicaban, el adulterio espiritual y físico, la homosexualidad, prostitución, y la rapiña. Un cristiano tradicional no alcanzará salvación.

EL CRISTIANO MODERNO (1 Corintios 11.20-22)

En los primeros años de la Iglesia de Cristo ya se vivía este fenómeno. San Pablo nos dice que en la Iglesia de Corinto, muchos hermanos se acercaban a la casa de Dios, para tomar la Santa cena; pero lo hacían más para satisfacer su hambre física, que la espiritual. Hoy en día también tenemos el cristianismo moderno. Con esto queremos decir que hay muchos que se acercan a las cosas de Cristo, pero sólo por distracción, por relajarse, por apartarse de lo cotidiano, pero no con un propósito espiritual.

Este tipo de cristianismo ha crecido tanto, que ya existen iglesias enteras, que los domingos, se reúnen, para tomar café y galletas, al mismo tiempo que cantan unas alanzas, y ocupan un tiempo para que cada miembro opine acerca de lo que piensa sobre cierto pasaje de la Biblia. En otros domingos suelen dejar la casa de Dios, para reunirse en un campo deportivo o una alberca, y seguir la misma dinámica.

Otra variante del cristianismo moderno es el que asiste a los cultos solemnes, pero después se ocupa de las distracciones de este mundo. Hay muchos cristianos, que en el día del Señor, asisten a la Escuela Dominical, si pueden se quedan al culto de medio día; posteriormente salen a comer, se van al cine, al teatro, de compras, y así acaban el domingo. Si tienen tiempo durante la semana, en lugar de asistir a los cultos, se reúnen con los amigos, salen a cenar; tienen una vida acomodada al mundo material y social.

EL CRISTIANO AUTÉNTICO (Gálatas 2.20)

El cristiano auténtico es aquél que ha confesado sus pecados a Cristo, se ha apartado de ellos y ha recibido al Hijo de Dios en su corazón. Un cristiano auténtico no es una persona perfecta, pero sí es una persona que cada día está siendo transformada por el Señor.

El Cristiano auténtico practica la religión de Cristo. Asiste con amor, puntualidad y reverencia a la Casa de Dios. Los domingos, sabe que son del Señor, y por lo tanto asiste a la Escuela Dominical, Al Culto de adoración, participa en el Esfuerzo Cristiano, no se pierde los cultos de la noche. Hace todo lo posible por estar en los cultos de entre semana. Ofrenda liberalmente, diezma, participa y apoya en las actividades especiales. Practica el don espiritual que ha recibido de Dios.

El Cristiano auténtico es promotor en su hogar de la búsqueda de Cristo. No deja opciones, no deja que los hijos crezcan y luego decidan, sino que les predica de Jesús, y con su ejemplo confirma esa predicación. El cristiano auténtico, dice como Pablo: “vivo no ya yo, mas Cristo en mi”.

HERMANO: Sólo el cristiano verdadero, tendrá la dicha de reinar con Jesús en el reino celestial; vivamos un cristianismo auténtico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: