Principios Protestantes

“Principios protestantes”

Carlos V quería mantener la unidad de su imperio por medio de una sola religión. Por lo tanto prohibió la difusión de doctrina de Lutero. Los príncipes alemanes redactaron la una carta que se llamó “La Protestante” en desacuerdo con dicha prohibición. De ahí los que suscribieron fueron apodados protestantes. Veamos los principios de la Iglesia Protestante.

La Sola Escritura. 2 Pedro 1.20,21.

“Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de particular interpretación; Porque la profecía no fué en los tiempos pasados traída por voluntad humana, sino los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados del Espíritu Santo”.

Significa que Nada está por encima de la Biblia porque es el registro de lo que Dios ha dicho, y él no se contradice. En materia de fe la Biblia es la única regla. Lamentablemente muchas iglesias cristianas ponen a la Biblia en segundo lugar porque primero tienen: sus costumbres; y sus “revelaciones”.

La sola gracia. Romanos 3.24; 11.6.

Siendo justificados gratuitamente por su gracia por la redención que es en Cristo Jesús; Y si por gracia, luego no por las obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por las obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra”.

Dios nos ama incondicionalmente. Siendo pecadores Cristo murió por nosotros. Dios nos regala la salvación de manera incondicional. No tenemos ni podemos hacer nada para ser salvos, por eso Dios nos da su gracia salvadora.

La sola fe. Efesios 2.8, 9.

Porque por gracia sois salvos por la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios: No por obras, para que nadie se gloríe”.

Es la aceptación de lo que Dios ha hecho por nosotros. No es un poder mental para hacerse rico. Es creer que Jesús murió por nosotros. Es decir a Jesús, sí acepto. No necesitamos hacer obras para ser salvos.

La distancia infinita entre el Creador y la criatura. Éxodo 20.3-5.

No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: No te inclinarás á ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen”

Nada puede semejarse a Dios. Nadie puede acercarse a Dios por su propia obra. A nada podemos dar los atributos divinos. No se puede dar la reverencia a imágenes o “santos”. Los santos no pueden oírnos porque ya están muertos; tendrían que ser omniscientes para atender a varios al mismo tiempo, lo cual es imposible. Como cristianos no tenemos ídolos.

El Libre examen. 1 Corintios 14.6.

Ahora pues, hermanos, si yo fuere á vosotros hablando lenguas, ¿qué os aprovecharé, si no os hablare, ó con revelación, ó con ciencia, ó con profecía, ó con doctrina?”

Significa que cada creyente puede acercarse a la Biblia e interpretarla en el contexto de la misma. La iglesia no puede imponer sus dogmas. Ahora tenemos la bendición de leer la Palabra de Dios y sacar sus enseñanzas con la iluminación del Espíritu Santo.

El Sacerdocio universal de los creyentes. Apocalipsis 1.6.

“Y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y su Padre; á él sea gloria é imperio para siempre jamás. Amén.”

Ya no tenemos necesidad de sacerdotes, como los curas romanos. Cada creyente es un sacerdote porque tiene el ministerio de hablar con Dios, de orar por los hombres; y ofrecer ofrenda espiritual al Señor. Por eso hoy podemos orar de manera personal. Y Dios nos habla por medio de la Biblia. Los pastores no son los únicos que pueden acercarse a Dios.

Estimado Lector: La iglesia de Cristo es protestante porque protesta contra lo que es opuesto a la Enseñanza de la Palabra de Dios. Una forma de seguir protestando es predicar el evangelio de Cristo con toda pureza para que las personas conozcan a Cristo como su Único y Suficiente Salvador, (Juan 14.6; Hechos 4.12).

“Jesús le dice: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida: nadie viene al Padre, sino por mí. Y en ningún otro hay salud; porque no hay otro nombre debajo del cielo, dado á los hombres, en que podamos ser salvos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: