Archivos del mes: 26 junio 2014

Cómo instruir a nuestros hijos, editorial.

IMG_0510

“COMO INSTRUIR A NUESTROS HIJOS”

PROVERBIOS 22.6.

Si tuviéramos que comer papas durante algunos días, y solamente estuvieran hervidas; ¿en unos cuantos días nos cansaríamos de ellas?. Pero si fueran preparadas de diferentes maneras, las disfrutaríamos por varias semanas. De la misma manera sucede con la instrucción, debemos variar la receta, es decir la forma de darla a nuestros hijos.

EN LA IGLESIA, 1 Timoteo 3.15.

En este pasaje vemos que Pablo le dice a Timoteo que la Iglesia, es columna y apoyo de la verdad. El mejor aliado que tenemos para la instrucción de nuestros hijos es la Iglesia. Ella nos apoya por medio de la Escuela Dominical; los Departamentos de Cuna, Infantil, e intermedio; Campamentos; clases bíblicas, y la Escuela Bíblica de Vacaciones. Por eso es muy importante que velemos para que nuestros hijos participen en estos espacios.

Claves para potenciar la enseñanza en la Iglesia:

Orar juntos. Es nuestro deber decir a nuestros hijos que Dios les va a enseñar algo durante el domingo. Podemos lograr este propósito, si oramos con nuestros hijos, algo como: “Dios… ayúdanos a aprender hoy más de ti”.

  1. Después de la Escuela Dominical o del culto de medio día, preguntemos qué aprendieron nuestros hijos, para reforzar la enseñanza. Tomemos el tiempo para repasar las enseñanzas durante la semana.
  2. La mayoría de hermanos que trabajan mucho en la iglesia, reciben pocas demostraciones de aprecio. Enseñemos a nuestros hijos a ser agradecidos, envíe algún regalo en navidad o el cumpleaños de los maestros.

EN EL QUEHACER COTIDIANO, Deuteronomio 6.6,7. Dios indicó a su pueblo que la enseñanza de su Palabra debe darse en el diario vivir.

A la hora de la comida. Es una oportunidad para comentar la obra de Dios en el vivir de papá y mamá; por ejemplo contar cómo el Señor libró de un accidente. Es muy bueno personalizar las enseñanzas, es decir, comentar cómo aprendimos por ejemplo a depender de Dios, cómo el suplió una necesidad. Y es muy importante buscar el momento apropiado; demasiado pronto, hará que el hambre distraiga a los hijos; pero si esperamos a que estén totalmente satisfechos, no querrán oír, pues estarán pensando en su próxima actividad.

Al acostarse. El momento de acostarse generalmente es un tiempo que los padres aprovechamos para orar con nuestros hijos y leer con ellos la Palabra de Dios. Es un buen momento para demostrar afecto, y al dar tiempo individual a nuestros hijos, enseñarles que Dios les ama y nuestra relación con él es personal. Debemos esforzarnos por ser interesantes y no aburridos, para que sea una experiencia enriquecedora para los hijos. Ayudará conseguir un buen libro de historias bíblicas.

Los ratos libres. Leer, escuchar música, ver películas; procuremos que estas actividades tengan contenido bíblico. Es importante ser sensibles a los intereses de nuestros hijos, y no querer ser los únicos en saber las enseñanzas cristianas, sino dar oportunidad a que ellos encuentren las verdades.

Hermanos:

Uno de los grandes obstáculos en la enseñanza es la falta de equilibrio. Si de chicos fuimos saturados de versículos bíblicos, tal vez optemos por un rol de padres “cariñosos”, que hacen muchas concesiones; en lugar de ser instructores y administradores de disciplina.

Pero si padecimos de falta de instrucción, tal vez tengamos la tendencia de ir al otro extremo; más instrucción y disciplina.

El secreto del éxito está en mantener un equilibrio. Sin ser negligentes en la instrucción, pues preparará a nuestro hijos al fracaso. Instruyamos con amor, y disciplina, para que nuestros hijos sean como saetas en mano del valiente, Salmo 127. 4.

El cuidado de tu corazón, editorial.

“El cuidado de tu corazón”

“Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida”.

Proverbios 4.23.

El corazón es el órgano principal del sistema circulatorio. Funciona como una bomba, impulsando la sangre a todo el cuerpo. Su tamaño es un poco mayor que el puño de su portador. Salomón aproximadamente unos 900 años antes de Cristo, ya sabía que el corazón es indispensable para la vida por eso recomendaba a los jóvenes cuidarlo. Cuidar tu corazón significa que debes cuidar tu vida, esto incluye:

Tu físico, ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? 1 Corintios 6.19. La Palabra de Dios dice que debemos cuidar nuestro cuerpo porque es templo del Espíritu Santo. No debes consumir sustancias nocivas como alcohol, tabaco o drogas, ya que destruyen la salud; recuerda que sólo tienes un cuerpo y debes cuidarlo. Destruyen los valores, las personas bajo el efecto de estas sustancias cometen actos vergonzosos y perjudiciales. Y también destruyen la economía, todo vicio es una gran pérdida monetaria.

Alimenta bien tu cuerpo, come sanamente, pero sin exagerar, de manera que por querer una figura esbelta pongas en riesgo tu salud. Recuerda que estás en crecimiento y necesitas comer bien, aceptando lo que tus padres te dan, pues buscan darte lo mejor.

También debes cuidar tu arreglo personal. Como hijos de Dios nuestro cuerpo es su templo. Por eso es importante que tu arreglo personal, ropa y en el caso de las señoritas, maquillaje, de testimonio de que eres un hijo del Rey. Debemos vestirnos con honestidad.

Tu vida espiritual, Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin reprensión para la venida de nuestro Señor Jesucristo”. 1 Tesalonicenses 5.23. Debes cuidar tu vida espiritual. Naturalmente lo primero es que tengas vida espiritual; y se obtiene , reconociendo nuestros pecados, apartándonos de ellos y recibiendo a Cristo como nuestro Salvador personal, Juan 1.12.

Si ya lo hiciste, haz nacido de nuevo, ahora tienes necesidades que cubrir. Una de ellas es la de alimentar tu alma por medio de la comunión con Dios; tanto en tu vida personal, como buscando al Señor en su casa de oración para adorar y escuchar su Palabra que es alimento altamente nutritivo para el espíritu.

Cuidar tu vida espiritual te ayudará a vencer las enfermedades espirituales como el desánimo; a vencer las luchas de la carne y el pecado; y a perseverar hasta llegar a la meta que es estar con nuestro Señor Jesucristo.

Tus sentimientos, Si ella es muro, Edificaremos sobre él un palacio de plata: Y si fuere puerta, La guarneceremos con tablas de cedro”.Cantares 8.9. Este versículo se refiere a una señorita, pero igualmente se puede aplicar a los jóvenes, tiene que ver con guardarse hasta el matrimonio. En la juventud hay interés por el enamoramiento y noviazgo. El mandamiento de la Palabra de Dios es que durante el noviazgo seas un muro; es decir que respetes tu vida, y la de los demás, esperando hasta el matrimonio para las relaciones sexuales.

En este pasaje los hermanos de la Sulamita dicen que si ella es muro, la recompensarán dándole un palacio de plata; pero si es puerta, la guarnecerán con tablas de cedro. Esto quiere decir que si los jóvenes cuidan su vida, esperando al matrimonio, para tener intimidad sexual, tendrán grandes bendiciones.

Sin embargo no esperar, traerá consecuencias negativas, por ejemplo: enfermedades, dejar los estudios, embarazos sin estar preparados, o incluso que la persona que dice amar después de que obtuvo lo que quería se aleje.

Jóvenes: Sobre todo, cuiden su vida; y ríndala a Dios, para que él siga cuidando de ustedes, les guíe y bendiga grandemente.

UN PADRE MODELO

MENSAJE DIA DEL PADRE

IMG_1221

 

Los cristianos no podemos decir que nadie nos enseña a ser padres. Dios es nuestro Padre perfecto, sabio, y amoroso, que nos instruye en su Palabra. Él es nuestro modelo a seguir.

EL FIN PRINCIPAL DEL HOMBRE

599086_FE47ILIDCN2TXV5GQUFD22ME8YRKY4_ph-117971_H115352_L

MENSAJE

EL FIN PRINCIPAL DEL HOMBRE

ANC. GOB. AGH

LA ESBITEN TE ESPERA

escudo_ESBITEN

LA ESCUELA BIBLICA TEOLÓGICA NOCTURNA “SAULO Y BERNABÉ” Te invita a inscribirte como alumno de la misma para aprender más de la Palabra de Dios y servir al Señor en su Obra. Iniciamos el ciclo 2014-2015, Dios mediante el 17 de agosto con un Culto de Apertura a las 18:00 Horas. Las clases se realizan el día lunes de las 18:30-21:30 horas; sin costo alguno. 

MISIÓN DE LA ESCUELA

Formar cristianos preparados y aptos para servir en el ministerio de la enseñanza de la palabra de Dios.

PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA ESCUELA:

  1. Que el alumno sea proficiente:
  • Pase de lista
  • Tareas
  • Examen

Con esto se pretende comprobar el aprendizaje de los alumnos

  1. Espiritualidad
  2. Cristianos de oración
  3. Cristianos que practiquen la lectura de la Biblia

REQUISITOS PARA NUEVO INGRESO

  • Ser miembro de una iglesia evangélica
  • Entregar una carta del H. Consistorio de su iglesia (en caso de no ser miembro de ésta)
  • 3 fotografías tipo óvalo
  • Identificación oficial (Credencial IFE y/o Acta de Nacimiento)

Un testimonio de Salvación, editorial.

“Un testimonio de Salvación”

“Saulo hermano, el Señor Jesús, que te apareció en el camino por donde venías me ha enviado para recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo” Hechos 9.17.

En la Palabra de Dios encontramos el testimonio de salvación del pecado y la condenación eterna de un joven llamado Saulo, a quien conocemos mejor como el apóstol San Pablo.

Una vida en perdición, 1-2.

Es posible que Saulo fuera hijo de un judío que sirvió como soldado romano, pues era originario de Tarso, ciudad militar; y que por esta razón Saulo tenía la ciudadanía romana. Por ello sin duda que Saulo creció en buena disciplina. Perteneció a la tribu de Benjamín, por lo tanto era un judío puro. Fariseo de fariseos es decir con alto sentido patriota, celoso de su pueblo. Y miembro del Sanedrín, o tribunal judío, una persona importante y respetable.

Una hombre religioso, tan celoso que dio su voto de aprobación en la muerte de Esteban, con el pensamiento que hacía lo correcto. Además de que pidió cartas al sumo sacerdote para capturar a los cristianos y llevarlos a Jerusalem para ser juzgados.

Se pensaría que una persona como Pablo, tenía su lugar en el reino de los cielos. Pero no era así, él estaba perdido. Ya que no somos salvos por obras, religiosidad, por los talentos o prestigio que tengamos. Porque todo esto no lava los pecados que hay en nuestro corazón y que son el impedimento para ir al cielo con Dios.

El encuentro con Cristo, 3-6.

En camino a cumplir su misión, cuando Saulo iba a Damasco; Cristo se presentó a él. Lo hizo con gran resplandor, que fue notorio aunque era medio día. Jesucristo dijo su nombre dos veces como solía hacerlo cuando realizaba su ministerio terrenal. Esto llamó la atención de Pablo, pues significaba que el Señor le conocía.

Jesús se presentó a Pablo, y le preguntó por qué daba patadas contra el evangelio que él bendecía para que avanzara. Seguro que fue asombroso para Saulo saber que Jesús realmente vive; pues él como muchos judíos pensaban que sus discípulos habían inventado su resurrección. Pero ahora Saulo estaba ante Jesucristo quien vive por la eternidad.

El joven Saulo quedó ciego ante la luz de Cristo. Cuando el Señor Jesús llega a nuestras vidas podemos ver toda la iniquidad que hay en nosotros. Hasta entonces notamos lo pecaminoso de nuestro ser; y la luz o santidad del Señor.

Una vida transformada, 17-20.

Ananías visitó a Saulo y le evangelizó. Él se arrepintió de sus pecados y creyó en Cristo como su Salvador; por eso fue bautizado; de esta manera fue salvado del pecado y del infierno, e ingresó a la Iglesia de Jesucristo.

Posteriormente lo primero que hizo Saulo fue estar con los hermanos en Cristo, convivir con ellos y adorar al Señor con aquella Iglesia. Sin duda que este tiempo fue edificante y de aprendizaje para Saulo.

Posteriormente comenzó a predicar el evangelio que antes él había perseguido. Cuando hay una verdadera conversión, los creyentes no pueden prescindir de reunirse con otros hermanos; ni de predicar la salvación. A partir de esta experiencia transformadora la Palabra de Dios presenta a Saulo como Pablo. Se piensa que Pablo era el nombre que usaba como judío ante los gentiles, es cual usó con más frecuencia, pues fue convertido en el apóstol de los gentiles.

Estimado Lector:

Saulo fue un perseguidor de la Iglesia transformado en Predicador de Jesucristo; ¡Que cambio!. De ser un hombre perdido pasó a ser un hijo de Dios y heredero del reino celestial. El Señor Jesucristo puede hacer lo mismo por usted. Confiese sus pecados a Dios, apártese de ellos y reciba a Cristo como su Salvador; para que Jesús le salve de la condenación. Entonces usted también tendrá un testimonio de salvación para contar.

 

A %d blogueros les gusta esto: