LA BENDICIÓN DEL MATRIMONIO EDITORIAL

“LA BENDICIÓN DEL MATRIMONIO”

“Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará á su compañero: mas ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra el uno, dos estarán contra él; y cordón de tres dobleces no presto se rompe”. Eclesiastés 4.9-12.

En la actualidad muchos miran al matrimonio con terror. Sin embargo la Palabra de Dios dice que el que halló esposa, halló el bien, y alcanzó la benevolencia de Jehová. Analicemos algunas bendiciones del Matrimonio.

AYUDA MUTUA.

En el matrimonio como en la sinergia, uno más uno no son dos, sino más. El matrimonio fue establecido por Dios para la ayuda mutua del hombre y la mujer; y así el fruto de su trabajo sea mayor. Es ayuda, porque los esposos se sirven uno al otro por amor, de manera incondicional, sin esperar una remuneración o algo a cambio.

Dios hizo a la esposa para ser ayuda ideal de su marido. La esposa ayuda: reconociendo el liderazgo de su esposo; con respeto; administrando el hogar; dando ánimo; y apoyando su ministerio.

El varón también está llamado a servir como Cristo a la Iglesia. El esposo ayuda: cuando asume su responsabilidad como cabeza; supliendo con su trabajo las necesidades de su hogar; reconociendo y ayudando en el trabajo de su esposa; teniendo interés para arreglar los imperfectos de casa.

COMPAÑERISMO.

El compañerismo en el matrimonio no quiere decir que los esposos son iguales. De hecho son muy diferentes. Dios hizo al hombre y a la mujer diferentes para hacerlos uno. El matrimonio lleva el sello de Dios quien existe en Tres personas Divinas, pero es un solo Dios; así en el matrimonio son dos en uno.

Para el ejercicio del compañerismo es necesario que recuerden que Dios ha establecido un roll para cada uno. Corresponde al esposo: ser cabeza de su matrimonio, ser protector, proveedor, amar a su esposa. A la mujer: buen comportamiento, conducta casta, ser sumisa, respetar y ayudar a su esposo.

Los compañeros necesitan de tiempo juntos. El trabajo, la obra de Dios, los hijos, nos restan tiempo a los esposos. Es necesario ser buenos administradores del tiempo y tener como prioridad después del Señor al cónyuge; porque para llegar a un buen matrimonio se requiere de un proceso.

CUIDADOS. En la vida cristiana y matrimonial nos enfrentamos a muchos enemigos, el principal es Satanás, el gran destructor de hogares; él atacó el primer hogar. No hay matrimonio que no enfrente pruebas; y Dios las permite para fortalecer nuestra relación. Es muestra de inmadurez esperar un matrimonio sin pruebas.

El matrimonio es una bendición porque en la adversidad el cónyuge nos cuida, nos protege. Los esposos deben estar muy atentos porque el adversario ataca de forma muy sutil. Por eso el Cantar de los cantares dice: cazadnos las zorras pequeñas que echan a perder las viñas.

La mejor manera de cuidarse es dependiendo como matrimonio del Señor. Jesús es el gran fundador, constructor, proveedor, y protector del matrimonio. Por lo tanto los esposos deben buscar siempre su dirección por medio de la oración; y seguir sus consejos consignados en la Santa Biblia.

HERMANOS:

El matrimonio es una bendición para toda la vida, porque es un pacto que durará hasta que la muerte nos separe. Por eso el matrimonio es una figura del amor de Dios para con su iglesia, que es para siempre. El matrimonio es una bendición; que el nuestro muestre esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: